viernes, 27 de enero de 2012

EL MILANO REAL Y LA SIERRA DE GREDOS UNA MEZCLA IDEAL

 Fue un viaje realizado en Febrero de 2006 del que tengo muy bien recuerdo, tanto del establecimiento donde nos alojamos, El Milano Real, como el enclave donde se encuentra la Sierra de Gredos.

Cuando viajo en esta época del año, que es bastante a menudo, porque acumulo días después de trabajar festivos en Diciembre, suelen ser viajes para desconectar, descansar, comer y beber bien y disfrutar de los lugares, es una época baja para el turismo, hay poca gente en los sitios, se ve todo muy tranquilo, sin prisas, en mi humilde opinión se saborean, se mastican y se degustan mejor.

En esta ocasión nos dirigimos a Hoyos de Espino, Ávila, un pueblo a los pies de la Sierra de Gredos, ideal para conocer esta zona montañosa del oeste del Sistema Central. Un pueblo serrano de hoy en día, es decir, orientado al turismo rural, me sorprendió la buena cantidad de casas para alquiler completo, me da que en verano tiene que tener mucha vida, como suele ocurrir en muchos lugares de este tipo. Me imagino a muchos madrileños en verano huyendo del calor de la capital para recalar aquí, hacer senderismo, bicicleta, rutas a caballo,  recorrer toda esta zona, bañarse en los ríos con sus magníficas pozas de agua helada y comer ricos manjares como puede ser un buen chuletón de Ávila , unas buenas judías del Barco o unas patatas revolconas con torreznos. Hay una mezcla interesante de pueblo serrano típico con su gente agricultora y ganadera, junto a nuevas o rehabilitadas construcciones para turismo rural, bastante respetuosas arquitectónicamente hablando con el entorno


El pueblo con Gredos al fondo

Hola hola caballito
Sierra de Gredos
















El entorno es idílico, con esas moles de hasta 2500 metros, el río Tormes en su camino inicial  hacia el Duero, unos prados verdes ideales para que el ganado se alimente bien y produzca carne y leche de calidad. Con estas cualidades este lugar es ideal para desconectar, para pasear junto al río por uno de sus numerosos senderos, o si eres buen senderista subir al Circo de Gredos y subir a sus lagunas de origen glaciar.

Quisiera hacer referencia que para llegar Hoyos del Espino pasamos por el Puerto del Pico, un paso natural ya utilizado por los romanos, los cuales dejaron su huella con una calzada romana bastante bien conservada de unos tres kilómetros. Una pena, ese día una niebla espesa no nos permitió una visión más en profundidad de esta obra de ingeniería. Como dice Obélix, estos romanos están locos.

Yo no soy Obelix aunque lo parezca

Vaya rampa

Estos romanos están locos

En nuestra estancia nos alojamos en el Milano Real, una casa ideal para descansar, muy bien decorada, cada habitación con un estilo propio. Tiene habitaciones dobles, doble superior y suite, todas ellas diferentes, os dejo el enlace de su página web.

Precioso jardín y mejor casa



Es un pequeño lujo en este pueblo serrano, tiene unas zonas comunes ideales para el descanso, con chimenea, con biblioteca e incluso tiene un observatorio astronómico, si te gusta el mundo de las estrellas, has acertado. Cuando nosotros estuvimos no había spa, una pena, tendré que volver, es lo que le faltaba para rozar la perfección.

Salón para el descanso

Biblioteca



Tiene un patio-jardín precioso que invita a quedarse allí con un buen libro, una copa de vino y en buena compañía..

Pero uno de sus referentes quizá sea el restaurante, una maravilla. Cenamos allí y fue una auténtica delicia, pasado seis años de nuestra estancia, no recuerdo los platos, me viene a la mente una especie de pastel de patata sabrosísimo. Realizan cartas de temporada muy bien elaboradas, con bastante variedad. Me impacto que pudimos pedir copas de vino sueltas, en aquella época no era normal, esto te permite probar diferentes variedades, me pareció una idea genial. El trato resultó exquisito, la presentación de los platos excelente, en definitiva una cena que no debéis perderos si os alojáis aquí.

Tema aparte es el desayuno, una de mis debilidades, uno de los más altos en mi ranking, se une la variedad del buffet con el trato personalizado, recuerdo unos yogures y unas mermeladas impresionantes. Un desayuno muy variado y encima te lo sirven de una manera personalizada, es un auténtico lujazo. Por la mañana, todavía con la pereza en el cuerpo que te sirvan  y no tener que levantarte a por los platos se agradece sobremanera. Un auténtico acierto.

Dimos un largo paseo por la ribera del Tormes, rodeado de árboles, hay zonas de baño aprovechando las pozas que las grandes piedras del cauce y la erosión han formado. Toda la zona de la Sierra de Gredos, tanto en el Valle del Tiétar, como en el del Tormes se encuentran muchas piscinas naturales. Esto incluso llega hasta la Comarca de la Vera y el Valle del Jerte ya en Cáceres. Una excursión con un nivel fácil y muy recomendable, recuerdo que al volver para acortar el camino nos metimos por mitad de un bosque de pinos a la aventura, y resultó bien, nos orientamos correctamente y la vuelta fue más llevadera.

Bonito paisaje

Poza

A que da un poco de miedete



Subimos en coche hasta los pies del Circo de Gredos, donde nos esperaba con una ventisca importante, el viento y la nieve se te metía por todo los lados, pero lo mejor estaba por llegar. Al despertar al día siguiente nos encontramos una sorpresa final, una buena nevada, un palmo, fue precioso ver todo ese paisaje blanco. Salimos al jardín y pisamos la nieve recién caída, es un gustazo romper esa perfecta estampa que teníamos ante nuestros ojos.


El monstruo de las nieves

El pueblo nevado

Jardín nevado, que ganas de pisarlo


Otro tema fue sacar el coche de donde lo teníamos, las ruedas derrapaban en la nieve, y  al no tener cadenas nos costó un buen rato salir de allí.

En definitiva fue un viaje muy romántico, en un lugar para el  descanso con buena comida y bonitos paisajes. Que más se puede pedir. Os recomiendo El Milano Real como alojamiento, eso sí no es barato, pero merece la pena pagarlo, por lo bien que te tratan, te sientes especial en ese hotel. Es otra manera de disfrutar del entorno rural con pequeños lujos que dan una satisfacción aún mayor al viaje.

3 comentarios:

  1. Precioso lugar el que nos enseñas , en cualquier época que vayas tiene su encanto, muy bonita la Casa Rural y que bien no lo describes , eres como Rafa, como te acuerdas de lo que comistes ,eso es señal que disfrutaste mucho comiendo .Las Fotos son muy chulas . Un abrazo Rubén.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado esta aventura romántica por la Sierra de Gredos . Además de pasear por esta sierra que es preciosa También es interesante visitar los pueblos de la zona . El entorno es impresionante y el paisaje precioso en cualquier época del año .Conozco las pozas de las que hablas ,pero al circo todavía no he conseguido llegar ,lo tengo pendiente .Unos amigos me abraron muy bien de El Milano Real ,tomare nota por si vuelvo otra vez por la zona .Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Es una zona muy bonita con muchas excursiones para hacer. Pasé un frío tremendo subiendo a la laguna, pero merece la pena. En las fotos se ve que os hizo de todo, sol y nieve, y te han quedado muy bien. El Milano Real, nos lo recomiendas y tomo nota. Un abrazo.

    ResponderEliminar