jueves, 24 de noviembre de 2011

PARADOR DE ARGÓMANIZ, UN LUGAR PARA DISFRUTAR Y DESCANSAR





Lo primero decir que este establecimiento se encuentra en un pueblecito pequeñito, formado por el propio parador, la iglesia y un afloramiento de chalets de semilujo que en conjunto forman un lugar tranquilo, un retiro a unos 10 kilómetros de Vitoria. El pueblo está en una pequeña loma desde donde se divisa toda la llanura verde que rodea la capital alavesa, es un bonito espectáculo despertarse, asomarse a la ventana y ver todo ese paisaje infinito.

El Parador invita al descanso, nos proporcionaron una habitación de ensueño, enorme, confortable, una cama amplia y cómoda, con una zona de estar con sofá, en definitiva me habría quedado allí a vivir. El baño simplemente espectacular, con plato de ducha por un lado y bañera por otro, esta última con vistas, ya que estaba debajo de la ventana, por lo que mientras te dabas un baño relajante veías el verde maravilloso del País Vasco.

Las zonas comunes se encontraban en el Palacio renacentista y las habitaciones en dos corredores uno a cada lado donde se distribuían las estancias. Es un parador que compagina lo antiguo con lo más moderno y confortable, creo que es un acierto por su parte. En mi opinión es un camino que esta institución hotelera está impulsando tanto en sus nuevas aperturas como en la rehabilitación y acondicionamiento de los paradores ya existentes. Con esta manera de entender este negocio se consigue llegar a más público, eso sí, sin perder la esencia de paradores, la calidad en el trato,  el servicio y el mantenimiento del rico patrimonio de muchos de los edificios que forman esta red única en España.

Mención especial al trato que recibimos por parte de su personal, fue magnífico, tuvieron el detalle de darnos una habitación superior, quiero decir nos dieron la habitación con mayúsculas, es en la mejor estancia que hasta hoy he estado alojado, gracias por el detalle. Por otro lado deciros que tenemos la costumbre de rellenar los cuestionarios de satisfacción de los hoteles a los que vamos y pusimos una sugerencia respecto a que a la hora de la siesta el jardinero estaba pasando el cortacésped y que sería mejor que lo hiciera a otra hora más adecuada. Lo dejamos en recepción y nuestra sorpresa fue que a la semana recibimos carta del Parador diciendo que tomaban en consideración nuestra petición pidiéndonos disculpas por la incomodidad que pudiera haber producido aquel hecho. Nos quedamos alucinados al abrir la carta, no nos lo esperábamos, estos detalles distinguen a paradores del resto de cadenas turísticas. La atención que se le da a sus alojados es máxima, tanto cuando están allí como cuando no.

Para terminar me gustaría destacar el lugar del desayuno y de las cenas, ese maravilloso salón que se encuentra en la última planta, bajo el tejado de madera del Palacio, Es precioso, acogedor, le da un punto de señorío, un acierto el poner el comedor allí. Fueron un placer tanto los desayunos como la cena que degustamos allí. Cuando se calidad, cantidad y buen servicio producen una sensación de satisfacción fuera de lo común.

Solo una sugerencia, poner una piscina de verano, ya sé que es el norte de España, pero sería el colofón a este Parador que nos resultó fuera de lo común. Fue una experiencia maravillosa de descanso y gastronomía, con ganas me habría quedado allí más días y conocer a fondo toda aquella zona que tiene infinidad de posibilidades ( Vitoria, la Rioja Alavesa, Embalses del Gorbea, etc…), pero así podré volver y rememorar esta gran estancia de dos días en esas maravillosas tierras.


5 comentarios:

  1. Que bien Rubén, he leido tu artículo y visto tus fotos y ya me entrán entrando unas ganas enormes de salir zumbando para ese Parador y ver esos paisajes, y comer esa comida, y dormir esa siesta.
    Me estimulan estos artículos, y no veas como tengo ahora mismo los jugos gástricos.
    Gracias por compartirlo y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Lo pasamos fenomenal. Y el articulo sintetiza muy bien la esencia del parador.

    ResponderEliminar
  3. Me extraña que hagas referencia al comedor,tiene unas vigas expectaculares. (si no lo cambiaron con la reforma).

    ResponderEliminar
  4. Hola Rubén , este parador no he podido disfrutarlo como tú , lo conozco de haber pasado para tomar café y descansar un poco para la vuelta a casa . Me encantó fue antes de la reforma y con lo que nos cuenta y veo en el video tiene que estar precioso. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Precioso Parador que ocupa un espléndido palacio .Estuve en el antes de la restauración, me pareció un lugar muy tranquilo y acogedor .Me gusto mucho el comedor que se encuentra en la parte superior con las vigas de madera vistas. Bonitas fotos.Un saludo.

    ResponderEliminar