miércoles, 2 de noviembre de 2011

HOTEL EUROSTARS MADRID TOWER, UN HOTEL MUY ALTO, PERO NO EN TODO



Después de una serie de avatares que no merece la pena explicar regalé a mi mujer una estancia de una noche en este hotel situado en una de las cuatro torres de la antigua ciudad deportiva del Real Madrid en el Paseo de la Castellana. Lo primero decir que estar debajo de esta cuatro torres sobrecoge, vaya moles, no me imagino el día que conozca New York, te tiene que entrar una tortícolis, solo con mirar para arriba todo el rato.

Elegí una promoción de las muchas donde elegir en su página web, en concreto fue la de Sumérjase en las alturas que consiste en lo siguiente:
·         Una noche de alojamiento para 2 personas en habitación superior
·         Desayuno buffet para 2 personas en nuestro Restaurante Panorámico de la planta 30
·         Acceso al Well Health Club de la planta 29 ( Vitality Pool, Hammam y Sauna)
·         Tratamiento para 2 personas de 30 minutos de duración (masaje relajante)

Felicitarle por la variedad de promociones que ofrecen, tiene un buen equipo de marketing y una web bien diseñada.



Todo tenía una pinta estupenda, llegamos, aparcamos en el parking del hotel, nos registramos y subimos a la habitación, me pareció raro que un hotel de 5 estrellas no te lleven la maleta y te acompañen a la habitación, pero bueno es secundario.

La habitación lo mejor que tiene son las vistas, en una planta 17 es lo que tiene, aunque un poquito más hacia la Castellana no hubiera estado mal, pero el atardecer que vimos mereció la pena.  Es  más pequeña de lo que me esperaba, eso sí aprovechada al máximo, lo mejor lo bien resulto del baño, una ducha magnífica y una bañera para el que quiera relajarse.  Bien iluminada, con una consola de luces que daban juego. En general cómoda y correcta, pero le falta algo que destaque, pero quizá sean las vistas. Es una habitación más de un 4 estrellas que de un 5, quizá estar en una planta alta y en esa torre en La Castellana le hayan dado esta última estrella.

Una habitación algo pequeña

Buenas vistas


Lo siguiente que teníamos en el plan era el Spa de la planta 29 y en realidad nos quedamos un poco fríos. Unas vistas maravillosas desde el jacuzzi pero no se puede considerar que sea muy completo, le falta un poco más de recorrido, le faltan cosas. Un hotel de esta categoría necesita un spa de más enjundia, que llame más la atención y te deje más relajado, le falta variedad. Por cierto el suelo resbalaba mucho, lo tienen que mirar, tuvimos una caída al bajar a la planta donde daban los masajes, Está peligroso y deberían revisarlo. En cuanto a los masajes relajantes, sí que lo fueron, por cierto también con vistas. En conclusión una zona de relax muy mejorable, creo que por debajo de lo que debería ser para un hotel de esta categoría.

En cuanto al desayuno  he encontrado la pareja ideal al Parador de Alcalá, ha sido perfecto en calidad, variedad, cantidad, con un servicio rápido y exquisito.  Los dulces espectaculares, los salados sabrosos, fruta cortada, yogures, cereales, todo lo imaginable con unas vistas hacia la Sierra de Madrid que invitaban a quedarte allí toda la mañana, casi estuvimos hora y media desayunando. Fue un auténtico placer.

Desayunando que es gerundio

Vistas desde la planta 30


Como expongo en el título un hotel muy alto, pero no en todo. Le falta un pequeño peldaño para ser un hotel 5 estrellas que compita con los de más renombre que hay en Madrid.



7 comentarios:

  1. Es complicado lo de los hoteles en Madrid,
    yo he estado una temporada buscando algo medianamente digno para pasar dos o una noches,y el precio se dispara y desde luego no hay una buena relación calidad precio en la mayoría,
    como tu dices la sombra de paradores es muy alargada,yo creo que ya no se alojarme en ningún otro lugar, así que no se donde aparcare mi cuerpo cuando vaya por los madriles,seguiremos estudiándolo,me ha gustado tu vivencia,
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Algo habia oido parecido a lo que nos cuentas, que no es para tanto, eso sí, tiene de especial el edificio y la altura, y las vistas, claro.
    Gracias por compartirlo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El anónimo anterior soy yo, Inma. Menos mal que aquí no salen ojos negros de esos que votan a lo loco, jajaja. Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Paso todos los días por las Torres cuando voy a trabajar y la verdad es que impresionan una vez estuve contemplándolas desde abajo con mi hijo y como dices tú coges tortículis .
    Las vistas sobre Madrid que tiene desde lo alto tienen que ser impresionantes.
    Desde lo más alto bien se podría decir de Madrid al Cielo . Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Muchas veces no está relacionado calidad-precio.Para mi cada vez es más difícil decidirme por otro alojamiento que no sea un parador , eso no quiere decir que sean los mejores pero es lo que me gusta .Desde que se construyeron siempre me han llamado la atención estas impresionantes Torres que se ven desde cualquier punto de Madrid .Me alegro que disfrutaras de ese fin semana tan especial .
    Un abrazo .

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias querido Filustro, he estados en esas torres por razones que, más tranquilamente, te explicaré, pero son laborales no de ocio.
    me gustan mucho, como sabes de "una vida anterior" las habitaciones con vistas, así qeu, probablemente a esta le perdonaría lo que, sabiamente, señalas. Y sobre todo me ha inquietado ese maravilloso desayuno que has encontrado de "novio" para tu otro desayuno largo en ese Querido Parador de Alcalá de Henares, donde tan estupendamente lo hemos pasado.
    Habrá que ascender a las alturas sin esperar encontrar esa estrella esquiva.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias querido Filustro, he estados en esas torres por razones que, más tranquilamente, te explicaré, pero son laborales no de ocio.
    me gustan mucho, como sabes de "una vida anterior" las habitaciones con vistas, así qeu, probablemente a esta le perdonaría lo que, sabiamente, señalas. Y sobre todo me ha inquietado ese maravilloso desayuno que has encontrado de "novio" para tu otro desayuno largo en ese Querido Parador de Alcalá de Henares, donde tan estupendamente lo hemos pasado.
    Habrá que ascender a las alturas sin esperar encontrar esa estrella esquiva.
    Un abrazo.

    Enrique "Raimundo de Borgoña"

    ResponderEliminar