domingo, 9 de octubre de 2011

Santander, ciudad para relajarse y disfrutar



Es la ciudad donde he veraneado durante gran parte de mi vida y aún lo sigo haciendo debido a que mis padres tienen un piso allí, con unas vistas privilegiadas, hacia la playa del Sardinero por el ventanal de la cocina y hacia la bahía por el ventanuco del baño.

Siempre me ha resultado una ciudad hermosa, con una bahía espectacular, unas playas perfectas para el baño y el relax; una ciudad que se deja pasear por sus jardines junto al mar (jardines de Pereda o de Piquío), esa maravillosa Península de la Magdalena con el excepcional Palacio del mismo nombre y otros muchos rincones que puedes descubrir paseando por su línea costera.

Vista aérea de la Península de la Magdalena


Uno de los paseos más bonitos y relajantes viendo el mar va desde la Península de la Magdalena hasta el final de la 2ª Playa del Sardinero. Lo primero es visitar esta península. Es un paseo muy agradable y recomiendo hacerlo de izquierda a derecha. Lo primero que te encuentras es un pequeño zoo que incluye pingüinos, focas y leones marinos, todo ello en la 1ª línea de mar con unas vistas fantásticas de todo el paseo que nos espera, que incluye playas, jardines y hasta un casino. Lo siguiente que nos encontramos subiendo hacia el Palacio de la Magdalena son unas réplicas de las carabelas de Colón todo ello frente al maravilloso Mar Cantábrico rompiendo contra las rocas con una fuerza que sorprende al más pintado, esa espuma blanca que forman las olas al descargar su fuerza sobre la costa sobrecoge, te hace sentir muy pequeño e insignificante y te hace respetar esa naturaleza que nos envuelve con tanta majestuosidad.

Después de un pequeño repecho te encuentras de bruces con un Palacio del siglo XIX, en su día residencia de verano de los reyes de España, sobre todo de Alfonso XIII. Se encuentra en un lugar privilegiado con vistas a la Bahía y a las playas del Sardinero y es un enclave perfecto para el descanso. Hoy en día se utiliza por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, sobre todo para sus cursos de verano. Enfrente de esta península se encuentra la pequeña isla de Mouro con su faro, que sirve de guía de entrada para los barcos a la Bahía de Santander.


Palacio de la Magdalena


Bajando del Palacio se encuentra un fantástico pinar ideal para realizar deporte o  simplemente para sentarse y relajarse en este fabuloso lugar. Al final se llega a una gran explanada donde se realizan conciertos, concursos de hípica, etc. Debajo de ésta se encuentra la playa de la Magdalena, los Bikinis y los Peligros, todas ellas dan hacia la bahía por lo que son ideales para los niños ya que la ausencia de oleaje es casi total.

Edificio del Banco de Santander


Enfrente de estas últimas playas se encuentra una lengua de arena de 10 km. llamada el Puntal, a la que se accede desde Santander en las famosas lanchas “Reginas” que salen del embarcadero situado cerca del famoso edificio del Banco de Santander. Es muy recomendable montar en este transporte para atravesar la bahía y ver esa línea de edificios que conforman un mosaico perfectamente engranado; resulta un viaje muy especial y placentero que me recuerda aquellos días de playa en el Puntal, donde incluso de pequeño mi primo y yo llegamos a perdernos entre aquellas dunas.
Siguiendo nuestro paseo salimos de la Magdalena y  enfilamos un paseo ajardinado junto al mar, siempre plantado con flores de temporada de diferentes colores que conforman un recorrido tranquilo y agradable pasando por la playa del Camello y de la Concha. Tras pocos minutos llegamos a la Plaza de Italia y nos encontramos con el Casino, un edificio blanco que da un aire distinguido a esta plaza llena de terrazas para tomarse un café o para comerse un helado, todavía no he encontrado un lugar donde me sepan mejor que en esta plaza mirando al mar. En esta plaza se encuentra la primera playa del Sardinero donde se celebran los Baños de Ola rememorando los baños de primeros del siglo XX.
Entre la primera y la segunda playa del Sardinero se encuentran los Jardines de Piquío, en un saliente rocoso que divide ambos arenales. Es un maravilloso balcón que bien merece su recorrido para degustar sus maravillosas vistas. De noche me resulta curioso ver a los tractores limpiando la arena para que al día siguiente la playa esté en condiciones óptimas, es una visión poco usual y me resulta incluso hasta relajante.

Playa del Camello


La segunda playa del Sardinero es el emblema playero de la ciudad, una playa con bandera azul, con todos los servicios, con unos jardines repletos de árboles detrás que le dan un aire distinguido más allá de la típica playa urbana.

Playas del Sardinero


Para finalizar nuestro paseo os recomiendo llegar hasta el Hotel Chiqui, tomarse un café o lo que se tercie en su terraza y ver todo el recorrido que hemos hecho contemplando la imponente vista que se alcanza desde allí.

En definitiva, Santander es una ciudad apacible, preciosa y orientada al mar. Es una ciudad viva, que enseña todo lo que tiene y de la cual no me canso. Me gusta su ambiente, os invito a recorrer el centro y tomarse unos vinos, hay locales muy especiales como puede ser la Bodega Cigaleña, en los que solo entrar a echar un vistazo merece la pena. Quizá una ruta de vinos y tapas merezca otro artículo.

14 comentarios:

  1. Hola Rubén a mi tambien me gusta Santander es una ciudad muy elegante .Este verano la he visitado . Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Yo soy de Santander pero vivo en Madrid, sin embargo mis padres tienen una casa allí y casi todos los veranos voy por allí.Para mí la primera playa del sardinero es la mejor. Yo continuaría el paseo que has propuesto dando la vuelta a cabo menor, rodeando la finca de los Pérez y yendo hasta Mataleñas y cabo Mayor.

    ResponderEliminar
  3. Olga tienes toda la razón, es la mejor culminación para el paseo. me encanta tu recomendación. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Loli, gracias por tu comentario. Es una ciudad muy agradecida te lo da todo, sobre todo cuando hace sol.

    ResponderEliminar
  5. Querido Filustro, esta preciosa Ciudad que describes tan bien como amas, es, después de Almuñécar, el lugar español que durante más años ha sido mi lugar de veraneo, y en muy distintas etapas.
    Hace muchos años uba a un Hotel cercano a la zona Portuaria que creo ha desaparecido, se llamaba Hotel Bahía, también me he alojado en el Rhin, en el Sardinero, y recuerdo de una forma especial el precios Hotel Roma, en la Avenida de los Hoteles, que fue el último en el que estuve antes de qeu falleciese, con mi anterior pareja.
    he sido publico del precioso Festival Internacional de Santander muchos años, ahí he sido feliz junto a Teresa Berganza, y a tantos otros artistas admirados. De teresa recuerdo una actuación inolvidable en el Claustro de la Catedral.
    Las quesadas de la Pastelería "Gómez" del Paseo de Pereda, me elevan a la gloris, y sus tremendos sobadazos (para mí lo smejores delmundo)igual.
    ¡Ah también me he alojado en el Hotel María Isabel, que me gusta mucho.
    Recuerdo en la zona de cerca del Casino, y del Hotel Rhin, una heladería, que después de "los Italianos" en Granada, es en la que mejores helados he probado en mi vida.
    No se... estaria una dia enetro diciéndote cosas con las que he sido feliz en esta ciudad. Tuve también unos amigos que vivían en la Calle General Dávila, y fui muchos ñaos a verlos.
    No olvido mis comidas en "La Sardina" -creo que en una de ellas seduje a Jesús-, la Bodeja del Riojano es para mí un lugar mítico, por la "La conveniente" siento pasión, las tapas de Cañadío, y perdona este atrevimiento, no sé si tiene algo que envidiar a las de Alcalá. Y, sobte todo, y para terminar, pues no terminaría, ir a tomar pecado al "Marucho" con Gerardo, cuando ya no estaba con mis amigos nuevos, y después con Jesús varias veces, es uno de los mejores recuerdos d emi vida ¡quien estuviera ahora en El Marucho", en Puerto chico..
    Bueno, uan cosas más,nunca he comido mejores sandwiches que sentado en esas preciosas cafeterías santanderinas, y la última, en el Palacio de Festivales, en la Sala Argenta (¡Ataulfo Atgenta un cántabro exepcional de Castro Urdiales¡) he recibido clases magistrales de canto de mi amiga Teresa Berganza.
    Santander es una de las pocas ciudades de España en las que me veo jubilado. Por antes me gustaría mucho verme contigo ahí.
    Un abrazo.

    Enrique ("Raimundo de Borgoña")

    ResponderEliminar
  6. Querido Enrique.

    Me has tocado la fibra, veo que conoces a fondo Santander y sus maravillosos lugares gastronómicos. El Riojano y la Conveniente son dos lujos en esta ciudad, aunque eso si paciencia. cada día se tapea mejor en Santander y esta de moda, es un espectáculo lo viva que está la ciudad en la zona de Cañadio, la Plaza de Pombo. Siempre que estamos en Santander quedamos con Loli y Miguel Ángel (unos tíos míos)para ir de tapeo y disfrutar de ese ambiente tan maravilloso.
    Yo también me veo jubilado allí, es una ciudad apacible y tranquila comparado con Madrid, es el retiro perfecto.
    Un dato el hotel Bahía existe, el hotel se derrumbo hace unos años, salio hasta en las noticias, pro lo volvieron a reconstruir y hoy es un hotel nuevo y reformado.
    Cuando vuelvas te recomiendo que vayas al Restaurante las Olas en la playa de La Maruca y te pidas una fuente de pescado a la parrilla con un buen vino blanco, todo ello con vistas al mar. es un auténtico placer.

    ResponderEliminar
  7. Amigo Filustro, me ha encantado el paseo por Santander. Es una ciudad maravillosa a la que espero volver pronto. Me ha gustado el detalle de las playas para los niños casi sin oleaje. Espero poder disfrutarlas el próximo verano. Escribes tan bien que es un auténtico placer leerte. Un fuerte abrazo de tu amiga, agmz.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por tu comentario agmz. Para los niños y mayores es una ciudad ideal.

    ResponderEliminar
  9. Santander es una joya y vivir en ella es todo un lujo. Un abrazo. Natalia

    ResponderEliminar
  10. Yo no conozco Santander tan bien como muchos de vosotros, pero he veraneado en alguna ocasión y tengo muy buenos recuerdos de la ciudad, tanto de muy joven, como ya de adulto. Es una ciudad elegante y acogedora y, así, claro, siempre apetece volver. Saludos para todos y en especial uno para filustro. Absalón.

    ResponderEliminar
  11. Preciosa descrición de una ciudad que me gusta muchisimo,una ciudad elegante y distinguida ,Que no me canso nunca de visitar.Es un placer poderte leer,un saludo Filustro.

    ResponderEliminar
  12. Santander. me encanta poder estas pasear y respirar en una penisula llena de magadalenas, sardinas y sobre todo gaviota que se posan en cualquier repisa humeda y llena de historia.

    ResponderEliminar
  13. Hola Filibustro,

    Estamos planeando volver a Santander y pasar unos días para conocer mas a fondo la ciudad, he estado en 2 ocasiones pero casi de pasada y como nos ha encantado queremos verla y disfrutar de ella.
    Estamos buscando un Hotel céntrico, que podamos ir a la playa cuando nos apetezca porque vamos 4 ó 5 días sólamente y queremos hacer turismo.
    Como voy con mi cuñada y vamos en tren no podemos ir a un hotel alejado del centro.
    Hemos estado en la playa del Sardinero, pero creo que está lejos para pasear, ver el centro y salir a tomar algo... no sé tengo tantas dudas que me gustaría me aconsejases.
    Entre los Hoteles que pensamos ir es el BAHIA, NH CIUDAD, SILKEN, CELUISMA en la ciudad ó si cojemos un Hotelito en la playa.
    Me gustaría saber tu opinión.
    Muchas gracias y un saludo
    Beatriz Parga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero gracias por leer este blog, aunque lo tengo un poco abandonado, estoy inmerso con otros cuatro amigos en http://unosamigosdeparadores.blogspot.com.es/ , te invito a que lo descubres. Vamos al tema que nos ocupa, la capital cántabra es recogida por lo que puedes elegir uno de los hoteles del centro, quizás mejor el Bahía por las vistas a la susodicha. Para moverse a parte de con los pies, los autobuses son ideales para moverse desde el centro a cualquiera de las playas urbanas que tiene la ciudad, las dos playas del Sardinero, El Camello, la Magdalena, los Peligros, los Bikinis, etc. A cualquiera se puede ir en bus, hazte con la tarjeta de transporte y la vas recargando, aquí te dejo el enlace. http://www.tusantander.es/usuarios/billetes-y-abonos.
      En el centro de Santander en verano hay mucho ambiente y merece tapear por allí, uno, dos o todos los días que estés. No te digo ningún sitio en concreto a descubrir toca. Santander es pasearla por toda la linea de costa desde la bahía, pasando por la Península de la Magdalena y llegando hasta la Finca de los Pérez al final de la playa del Sardinero. Es una ciudad orientada hacia el mar y ese es su fuerte. Os recomiendo un paseo en barca por la bahía o cruzarla e ir a Somo y tomaros un baño en su playa con vistas a Santander. Es una ciudad para disfrutarla tranquilamente, con pausa, paladeándola. Espero qu esto te sirva de algo

      Eliminar