domingo, 30 de octubre de 2011

Restaurante Asia Té, un placer para los sentidos


Anoche fuimos a cenar a este restaurante al ladito de la estación de Chamartín para una celebración especial y tengo que decir que fue una experiencia perfecta.

Elegí este restaurante que lleva abierto algo menos de 1 año atraída sin duda por las críticas favorables que leí sobre él en la página "cucharete". Hacen una excelente labor valorando restaurantes de Madrid en cuanto a ambiente, facilidades de acceso y por supuesto el servicio y la comida que te ayuda a decantarte por un restaurante u otro y hasta ahora siempre con éxito. Os dejo su enlace: www.cucharete.es

El servicio fue muy atento desde el primer momento. Al recibirnos nos dieron la opción de elegir dónde queríamos sentarnos y nos trajeron un té mientras estudiábamos la carta, todo un detalle.

La carta de vinos resultó sencilla pero de calidad y debido a mi debilidad por los tintos de la Ribera del Duero optamos por pedir un Protos Crianza 2007, que nunca defrauda.

La carta de Asia Té deja claro desde el primer momento que no se trata del típico restaurante chino de barrio. En las primeras páginas tras los menús degustación, japonés, chino y tailandés, nos encontramos con una selección de imágenes de muchos de los platos contenidos en la misma que ayudan al no iniciado en este tipo de cocina a distinguir entre los diferentes tipos de sushi, dim sum y otras exquisiteces orientales.


Rubén de entrada dejó claro que pediría sushi, le encanta y no tiene muchas oportunidades de degustarlo. Así que nos decidimos por ordenar varios platos de la carta todos para compartir y así probar más variedad de comida en esta cena.
Esta fue nuestra elección; como entrantes Mini rollitos vietnamitas de buey y Sushi de pulpo y de atún rojo todos ellos acompañados de distintas salsas para aderezar. He de decir que el sushi fue el mejor que hemos probado hasta ahora y los rollitos estaban jugosos y muy sabrosos.
A continuación y mientras esperábamos los platos principales nos trajeron el Arroz cantonés que en cantidad era más que correcto pero no dejaba de ser el habitual arroz 3 delicias de toda la vida, eso sí, mucho más rico que el del chino habitual. Fue la única "decepción" pues en otros asiáticos el arroz cantonés lleva otros tropezones y otras salsas, creo que se debió a una confusión pero estaba tan rico que no le dimos importancia. Íbamos a pedir también unos tallarines pero el maître muy sabiamente nos indicó que quizás fuera demasiado y que siempre podíamos pedirlos al final si nos quedábamos con hambre.

Al poco rato llegaron los principales; Teppanyaki de solomillo de buey para mi y Langostinos con salsa de lima para Rubén.



















En las fotos podéis apreciar la elaborada presentación pero no el sabor, sencillamente espectacular. Los dados de buey eran tiernos y jugosos (el brócoli quedó relegado a un segundo plano) y la salsa de los langostinos era muy delicada acompañada de trocitos de pimiento que hicieron las delicias de mi acompañante que la vertió hasta en el arroz.
Hasta aquí ya veis que todo salió a pedir de boca pero aún restaba lo más espectacular, el postre. Rubén eligió un Helado de vainilla frito que fue flambeado con cointreau en la mesa y yo pedí un té verde de dragón que nos prepararon en la mesa en una ceremonia preciosa que duró unos 10 minutos realizada con una delicadeza extrema por una de las camareras que nos explicó las propiedades del té verde y de otros tes cultivados en China desde hace más de 4000 años. Fue encantadora y puso el broche final a la velada.

Os lo recomiendo sin duda y seguro que nosotros repetiremos.

4 comentarios:

  1. Que buena elección Susana al elegir este restaurante como aperitivo de tu cumpleaños, has acertado de todas todas, tienes un don para elegir lugares con encanto. La ceremonia del té me ha dejado un gran recuerdo que junto al sabor y presentación de los platos han producido una sensación de satisfacción diferente a la de otros restaurantes, será la filosofía oriental. Ya tengo otra visión diferente del té después de esa explicación pormenorizada de la camarera. Me quede embobado escuchándola contar los beneficios e historia de esta infusión milenaria y tan importante para su cultura.
    Gracias cariño por ser tal y como eres.

    ResponderEliminar
  2. Hola Susana, una de mis debilidades es la cocina asiática, y en particular la japonesa. Me encanta el teppanyaki. También el ramen, las gyozas y el sushi. Es increible como cuidan los detalle en la mesa y la delicadeza de la ceremonia del té. En otra ocasión tienes que probar el helado de té verde. Creo que me has dado en mi punto débil, ya hablaremos de esto. Felicidades por este aperitivo de tu cumpleaños, como dice Filustro. Un beso. Inma.

    ResponderEliminar
  3. Hola Susana , no puedo opinar sobre estos restaurante por que nunca he ido , pero por lo que cuentas me parece una cocina muy elaborada y exquisita será cuestión de probar . Gracias por la recomendación de este restaurante y que hallaís disfrutado en este día tan especial para ti. Un beso Loli

    ResponderEliminar
  4. Con el solomillo de buey ,los langostinos y el postre me atrevo ,pero con el sushi va a ser que no.Me alegro que pasaseis una velada estupenda y muchas gracias por la recomendación.
    Saludos.

    ResponderEliminar