miércoles, 12 de octubre de 2011

La montaña palentina, un lugar por descubrir.

Está situada en la zona norte de Palencia que limita con Cantabria, León y Burgos y es un lugar que conozco bien porque mi madre es de un pueblecito llamado Vallespinoso de Cervera, una pedanía que pertenece a Cervera de Pisuerga, el pueblo referente de esta región palentina que destaca por su exuberante naturaleza, por el románico que alberga y por la tranquilidad que se respira por todos sus recovecos. Si quieres evadirte del mundanal ruido, conocer paisajes idílicos y fusionarte con la naturaleza, es la elección perfecta.

Esta región tiene multitud de posibilidades, puedes disfrutar del senderismo de cualquier nivel, del arte con un románico excepcional, de actividades de aventura, e incluso en la zona hay un Parador, el de Cervera de Pisuerga. También hay cuevas como la de los Franceses, se puede esquiar en Alto Campoo, visitar bisontes, conocer el nacimiento del Río Pisuerga y su curso medio en las Tuerces, esto y mucho más se puede hacer en el norte palentino.

Para mi este lugar es más que naturaleza y arte, es una sensación de paz y desconexión del mundo. Todo se para al llegar aquí, el tiempo va más despacio, te sientes liberado, se respira aire puro. Es ideal para retirarse durante algún tiempo para olvidarse de todo, coger la mochila y perderse por los bosques y praderas que rodean los pueblos de estos valles perdidos en la montaña.

Esta es la sensación que tengo cada vez que hago parada y fonda en la casa de los Pérez, mi familia materna. No hay cobertura de teléfono móvil, la televisión solo se pone si hay fútbol, no hay ni tienda ni bar, la única distracción es el paisaje verde y frondoso que envuelve al lugar. Dar un paseo hasta algún pueblo colindante, atravesar e bosque o algún prado en busca de setas es una de lo lujos que se pueden realizar en el pueblo. Salir del bullicio de Madrid, del asfalto y a 350 kilometros, encontrarte en este remanso, es muy gratificante.

Con el paso de los años saboreas más esos paseos cerca del pueblo, que sirven para liberar la mente de la rutina diaria de trabajo y más trabajo. Cada vez apetece más tirar por la calle de en medio e irte a vivir en este entorno rural lejos de las prisas de la ciudad.

Los imprescindibles de esta zona en mi humilde opinión son las siguientes:

La Ruta de los Pantanos:


Es una ruta para hacer en coche, es algo larga y sinuosa , pero el paisaje es maravilloso y compensa. Hay muchos rincones para hacer paradas y deleitarse con esas vistas tan preciosas y bucólicas. como primera parada os recomiendo el Parador de Cervera de Pisuerga, en la Reserva Natural de Fuentes Carrionas , para tomarse un café en su terraza. Una imagen vale más que mil palabras.

Una de las mejores vistas que conozco


Tengo un parador en mis manos

Si vais en verano un baño en el Pantano de Ruesga es obligatorio, tiene varias zonas de baño, zona de acampada y alquiler de piraguas y pédalos. Si después en el pueblo te tomas una ración de cecina ya lo bordas.
Ya metido en la ruta desviarse al pueblo de Vidrieros para ver así más de cerca el coloso del Curavacas , la montaña más alta de la zona 2520 metros, de donde parten las rutas de ascenso a este pico, eso si para los más preparados.
Detenerse en cada uno de los pantanos para observar su entorno es simplemente una maravilla que te libera de cualquier mal rollo que se pueda tener en la cabeza.


El románico palentino


Es una ruta muy instructiva para iniciarse en el románico, se encuentra en un estado de conservación espectacular y merece muchísimo la pena. Os dejo unos enlaces muy bien explicados, ya que yo en este arte no estoy muy puesto, aunque me encanta, estudié ciencias, pero cada día tengo más claro que quizá me confundí.


Románico fundamental

Románico del Regocijo

http://www.romanicopalentino.com/


La Cueva de los Franceses y Covalagua


Una cueva de origen kárstico situado en lo alto del Páramo de la Lora en dirección a Burgos desde Aguilar de Campoo, prácticamente sin vegetación, donde hace un frío o calor según la época. Eso si dentro se esta fresco, fresco, rodeado de formaciones caprichosas que durante miles de años se han ido generando a consecuencia de la filtración del agua sobre la piedra caliza.
La he visitado varias veces a lo largo de mi vida y he visto que con el tiempo la Diputación de Palencia se ha dado cuenta de su importancia y de sus posibilidades, y en los últimos años  la ha acondicionado mejor para su visita.
En el entorno de la cueva hay un mirador espectacular hacia el Valle de Valderredible, ya en Cantabria, un cortado de 100 metros que sobrecoge.
En la inmediaciones esta Covalagua un lugar idílico con agua cristalina que merece un descanso y si te llevas unos bocatas o unas tortillas todavía mejora más.

Covalagua

Páramo de la Lora

http://www.lacuevadelosfranceses.es/


Para no extenderme más deciros que es región que merece la pena una visita de unos cuantos días, ya sea en el Parador como en una casa rural. Ideal en verano para ir con niños, hay pantanos, rutas a pie, en bici, actividades de aventura, animales en semilibertad,, etc.. Mi último descubrimiento son los Bisontes de San Cebrián de Muda, una reserva de bisonte europeo creado para preservarlo y para que lo conozcamos, una visita para mayores y pequeños. Lo llevan jóvenes del pueblo, lo explican muy bien, vivan los emprendedores.

Reserva del Bisonte Europeo

Os encantará esta zona, no os dejará indiferente, es adictiva en el buen sentido. Si buscas naturaleza, descanso, aventura es el lugar que buscas, os animo a visitarla.


Pedazo de barbacoa, para que os de envidia.


13 comentarios:

  1. no conozco la zona, pero desde luego tu articulo y fotos invitan a una visita. Un abrazo. Natalia

    ResponderEliminar
  2. Las fotos son preciosas, y el artículo todo un lujo, enhorabuena, un besazo Elenadlt

    ResponderEliminar
  3. Hola Ruben no conozco esta zona y tengo muchas ganas de conocerlo , me ha gustado tu articulo y la barbacoa tambien .Un abrazo .

    ResponderEliminar
  4. Yo conozco sobre todo el Parador, pero me gusta mucho esta zona como ejemplo indudable de arte y naturaleza. Me parece una gran desconocida y eso es bastante injusto por su riqueza patrimonial y natural. Espero que poco a poco se conozca y valores más y que, sin embargo, consigamos mantenerla sin una excesiva masificación. Un saludo. Absalón.

    ResponderEliminar
  5. Hola, que bonitos paisajes. Recuerdo haber visto antes la foto del parador en tus manos.
    Creo que este año, por falta de lluvia, va a haber pocas setas. Un abrazo, Nara

    ResponderEliminar
  6. Gracias Absalón y Nara por vuestras aportaciones al blog, os lo agradezco enormemente, Jesús buen apunte lo de evitar la masificación, pero un empujón si que necesita.

    ResponderEliminar
  7. Que bonito artículo y cuanta información de una zona que no conozco todavia.Muchas gracias Filustro.

    ResponderEliminar
  8. Me has hecho recordar unas vacaciones de verano por esa zona. Si me permites un juego de palabras con tu título diré "La montaña palentina, un lugar que merece descubrirse".

    Recuerdo esa ruta de los pantanos y la vista del de Camporredondo y el de Compuerto desde el mirador. Me encantó Covalagua. Hice una ruta para subir a ver la cascada Mazobres por la zona del pico Espigüete. Pero sobre todo, me acordaré de la vista desde la cima del puerto de Piedrasluengas de los Picos de Europa con el valle de Liébana a tus pies. Es algo espectacular.

    Vamos que no me importaría repetir la experiencia.

    Gracias Filustro por tan merecido homenaje a esa tierra. Y por compartirlo con nosotros.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. su diversidad y sobre todos su entrañables pobladores, hacen de esta estos parajes algo que no se puede dejar de visitar. Lo digo por experiencia., el sonido del caño del pilón y la gota de rocio matinal es algo que no te puedes perder. Lo dice un palentino que por desgracia viive en una gran ciudad. David Brother's Filustro

    ResponderEliminar
  10. David brother`s Filustro1 de noviembre de 2011, 7:58

    El Frio y la humedad de las sábanas abandonadas de tres meses.
    El silencio que recorre las calles cuando amanece. la paz y la tranquilidad se rompe con un ladrido inesperado o de un antiguo mugido.
    yo digo que es un remanso para todo.

    ResponderEliminar
  11. Un montón de atractivas y vitalistas recomendaciones,como te caracteriza querido Filustro. La parte de tu artíuclo que conozco de una forma más intensa es el románico palentino, que, como no puede ser de otra manera, me encanta.
    Tuve mala suerte en mi visita a las verdes praderas (o buena, según se mire, pues debo volver) ya que el fin de semana que decidí conocer ese Parador que tienes en tu mano, cayó el segundo diluvio universal, y auqnue disponía de una habitación con espléndidas vistas, la cortina de agua, casi permanente, las havía inaccesibles. ¡Y de salir fuera ¡ni pensarlo¡ no salía nadie, con lo cual puedes imagunarte cómo estaba el parador de mayores, y sobtre todo de niños, que iban con la intención de retozar pr el verde y los andurriales, y lo tuvieron que hacer en la cafetería, el comedor, los pasillos, la recepción, mi cabeza... ja, ja,ja.
    Habrá que volver muy pronto con un hermoso sol primaveral sobre el Pantano. Y desde luego ¡quien tuviera cerca una casa de los Pérez! Pues hoy por hoy, es mucho más apetecible para mí que la de "los Martínez".

    Gracias por todo. Un abrazo.

    Enrique ("Raimundo de Borgoña")

    ResponderEliminar