martes, 10 de mayo de 2011

Sevilla, Córdoba y Granada, vaya trío de ases

Estas tres capitales andaluzas son las que conozco y la verdad es que elegir una de ellas como la más bonita es imposible.

La primera que visité fue Granada en la Semana Santa de 1999, fue mi primer viaje largo con mi novia en aquel momento y mi mujer hoy. No teníamos coche, por lo que fuimos en un viaje organizado en autobús mas hotel. Recuerdo que en ese momento trabajaba de noche y a las 7 de la mañana del Jueves Santo, sin dormir, nos pusimos en marcha. Después de unas horas llegamos al hotel. nos pareció la leche, era un cuatro estrellas y con esos años te parece un lujazo. Esos desayunos y cenas buffet tan copiosas fueron de lo mejor, la estancia resulto cómoda y satisfactoria. Pero lo realmente bonito fue la ciudad de Granada. No solo es la Alhambra y el Generalife, es el casco histórico al lado de la Catedral, es el Barrio del Albaicín y el Sacromonte, son esas iglesias recargadas al máximo, es el tapeo, es el ambiente, es el clima, en definitiva es un todo que te hace sentir muy a gusto.







La segunda que visité fue Sevilla en Febrero del 2005, resulto una pequeña paliza en coche, pero mereció la pena. No me esperaba una ciudad tan preparada para el turismo, tenía buen servicio de transporte y eso que todavía no había metro. La zona cercana a la Giralda tiene mucho encanto, es una ciudad para pasear, y doy fe que lo hicimos fue un palizón. Pero subir a la Giralda, ver los Reales Alcázares, pasear por la Ribera del Guadalquivir, tapear por el centro, montar en bici por el Parque de Maria Luisa, sentarte en la Plaza de España, es algo que no se olvida, se queda en la retina. Que bonitas esas plazas con naranjos en cualquier rincón del centro. Pasear y pasear no te cansas, relaja y relaja. eso si en esta época donde no hace calor, me imagino que en verano será horroroso. Nos alojamos en el Meliá Lebreros, un acierto, buena habitación y un desayuno de lo mejor. Como colofón cuando volvíamos hacia Madrid paramos en Carmona, un pueblo precioso en un alto en medio del Valle del Guadalquivir, nos tomamos un café en el Parador, que vistas más idílicas.






La tercera y más cercana en el tiempo fue Córdoba el 1de Noviembre de 2007, fuimos en el AVE, en el primero de la mañana y volvimos en el último por la noche. Córdoba es preciosa, pero por favor alojaros una noche, ir y volver en el día es una paliza, se lo regale de cumpleaños a Susana y en eso me confundí.
Mereció la pena el madrugón porque vimos la Mezquita prácticamente sin nadie, fue una maravilla verla sin gente, recorrerla entera por debajo de todos esos arcos que forman una sinfonía perfecta, me pareció precioso. Una parte que me gustó mucho es el barrio judío, con su pequeña sinagoga y una casa museo donde explicaban las tradiciones judías, por cierto uno de los mejores guía que me he encontrado nunca.
Otros lugares de Córdoba son sus patios, hay que pasear y pasear y mirar dentro de los portales, muchos de ellos dejan las puertas abiertas para que te asomes. son preciosos y pintorescos. mirarlos relaja. Otro bonito lugar es El Alcázar de los Cristianos, con unos jardines maravillosos, solo por ellos merece la pena la visita. En general es una ciudad para pasear, habrá que volver y pasar una noche y ver con más tranquilidad todo lo que ofrece.








Son unas ciudades con muchísima personalidad y encanto. Andalucía junto a Extremadura son las comunidades que más me han hechizado hasta el momento. Volveré y volveré a ellas.

1 comentario:

  1. Precioso cariño, ya sabes que comparto contigo la pasión por Andalucía, y no olvides que aún nos quedan por conocer sus otras 5 capitales de provincia!!

    ResponderEliminar