viernes, 20 de mayo de 2011

Plataforma 15-M. ¿Un principio o un espejismo?

Después de observar durante unos días todo lo acontecido hasta ahora, referente a la plataforma Democracia Real 15-M, a las acampadas, los tira y afloja con las autoridades para su autorización, lo que persiguen con ello y la relevancia cada vez mayor que está tomando el asunto me he decidido a reflexionar sobre ello.

En un principio la idea de exigir a nuestra clase política una democracia mas real y participativa, que se oriente más a los ciudadanos, a sus inquietudes y a sus reivindicaciones, me parece legítimo y muy necesario en los tiempos que corren. Desde que entramos en esta crisis en principio financiera, pero ahora muy muy real con casi 5 millones de parados en nuestro país, esto junto a unas perspectivas económicas a medio plazo no muy halagüeñas, hacen que la sociedad poco a poco se vaya despertando de su letargo y empiecen estas manifestaciones de descontento hacia una clase política que no ha sabido reaccionar ante el desasosiego producido por esta crisis tan profunda y larga en el tiempo.

Lo que desconozco es el origen de este movimiento, por lo que a día de hoy tengo mis dudas de si hay algo o alguien detrás. Parece que es algo que lleva ya algún tiempo gestándose. Espero que no sea un espejismo y se consigan por lo menos algunos de los objetivos buscados: Lo del cambio de la ley electoral, la mayor participación ciudadana y la desaparición del trabajo precario, son unos objetivos primordiales a día de hoy. Otros de las reivindicaciones como lo de si hay que replantearse la monarquía o no, no creo que sea ni el momento, ni si me apuras necesario. Otras cosas más importantes como que la clase política se refunde y cambie su forma de interactuar con sus posibles votantes eso es a día de hoy esencial para que esta relación no se rompa por completo y produzca la separación definitiva entre la ciudadanía y los políticos.

La heterogeneidad que parece que hay detrás de este movimiento, ojalá acabe consiguiendo sus reivindicaciones, pero que hacemos el día 22. Ahí está el dilema. El bipartidismo, casi generalizado en toda España, a mi en concreto me produce un desasosiego y una tristeza inmensa. Lo que no puedo entender que en mas de 30 años de democracia, real o no, no se haya creado en este país una red de partidos más heterogénea y que puedan concurrir en igualdad de condiciones a las urnas. A día de hoy, seas de izquierdas, de derechas o de centro, te sientes limitado, piensas que si votas a alguno de los partidos minoritarios estás tirando el voto. Como es posible que no se hayan creado partidos nuevos que recojan las inquietudes que ahora están aflorando. Creo que durante los últimos 12 años hemos vivido en una burbuja que nadie ha querido ver, ni los políticos ni los ciudadanos.

Me explico, la mejora y la prosperidad de nuestro país se ha basado en cimientos poco sólidos, el desarrollo inmobiliario no puede ser una de las principales bazas de nuestra economía, y cuando esto ha explotado hemos vuelto a la cruda realidad. Ni los políticos han querido tocar el tema, el PIB subía, la renta de los ciudadanos era mayor, el consumo también, mejorábamos posiciones en la UE, vamos teníamos el ego subido. Había trabajo, con un paro bajo, para lo que había habido hasta mitad de los años 90, y la gente se sentía con dinero, porque los bancos daban dinero con una nómina para comprar casas o para especular con ellas. Y con esto nadie quería remover nada, y aunque lo pensaran ningún estamento, agrupación o grupo se decidió a hacer autocrítica, ni avisar de lo que podía venir. En definitiva la culpa de esto es un poco de todos, de los de arriba y de los de abajo. los primeros por no prever lo que iba a ocurrir y los segundos por no estar ojo avizor ante las tropelías de los primeros y estar escondidos hasta ahora que parece que estamos despertando del letargo.

Como conclusión decir que hay que cambiar de modelo económico y social. Refundar y cambiar conceptos, concentrarse en hacerlo poco a poco con todos los agentes, para que rememos todos juntos hacia algo diferente que sea lo más real y participativo posible, es en mi opinión de lo que se debe hacer. El concepto genérico de que hay que cambiar y adaptarse está claro, que medidas tomar para hacerlo no se cuales son, no estoy capacitado para hacerlo, pero en este país hay mucha gente capacitada para hacerlo, muy heterogénea, y ellos son los que tienen que proponer estos cambios para mejorar la situación. Tiene que aparecer gente con carisma y muchas ganas de cambiar esto. Seguro que las hay.

Otra cosa es que hacemos ahora en las urnas, este movimiento debería haber salido antes para que en estas elecciones pudiéramos haber reflexionado y votado alguna opción que se hubiera acercado a las posturas que defienden y con unos valores diferentes al bipartidismo que nos envuelve. Lo que más me entristece es que ni el PSOE ni el PP, hayan sabido reaccionar ante esta manifestación de disgusto generalizado, han realizado una campaña anodina, sin propuestas. Ni siquiera se han echado mierda encima como otras veces. Parece que no quieren levantar mucho ruido, porque saben que lo han hecho rematadamente mal, se han separado de la ciudadanía y de sus problemas. Se han convertido en unos dinosaurios políticos, sin capacidad de respuesta. Sólo piensan en mantener sus puestos tanto en las instituciones como en sus partidos.

En verdad el cuerpo me pide votar en blanco y darles en los morros para que la clase política reaccione y tengan en cuenta a todos para tomar decisiones consensuadas sobre todo en temas de educación, sanidad y sostenibilidad económica y ambiental para sentar unas bases sólidas para comenzar a salir del pozo en que nos encontramos, y así no vuelva a ocurrir lo que ahora está pasando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario