lunes, 30 de mayo de 2011

La Ribera del Duero, un placer para los sentidos.


Cuando empecé hace unos años a interesarme por el mundo del vino, no pensé que me iba a atrapar de esta manera. No es solo el zumo de uva, fermentado y envejecido, es lo que le rodea, es sentarse a una mesa con una copa y ver como marida con cada una de los platos, es el ambiente de tranquilidad y quietud que rodea a las bodegas, es la compañía cuando degustas una botella sea en una celebración familiar, con tu pareja o con un grupo de amigos.

Una zona donde el vino es lo más importante tanto económica como culturalmente es la Ribera del Duero, con su denominación de origen como bandera. Es una zona vitivinícola que ya los romanos utilizaban, deduciéndose tal cosa por el descubrimiento de un mosaico en la vendimia de 1972 en el pueblo de Baños de Valdearados, donde sale representado el dios Baco. En el Medievo en pueblos como San Esteban de Gormaz, Aranda de Duero y Peñafiel, el vino se consolida.  Durante el siglo XIII aparecen las primeras bodegas en las villas y el mercadeo de este bien tan apreciado hoy en  día. Ya en el siglo XV aparecen las primeras regulaciones de este mercado del vino que ha llegado hasta nuestros días, pasando por alguna que otra etapa de declive en los siglos XVII y XVIII.

El consejo regulador tal y como hoy lo conocemos data de 1980, pero no es hasta 1982 cuando el Ministerio de Agricultura concede la Denominación de Origen a esta zona vitivinícola que atraviesa cuatro provincias, Soria, Segovia, Burgos y Valladolid, en concreto desde San Esteban de Gormaz (Soria), hasta Quintanilla de Onésimo (Valladolid). Tiene una longitud de 115 km y una anchura de 35. Os dejo un enlace para que veáis los municipios que engloban esta denominación.


En España el mundo del vino ha evolucionado mucho en los últimos años, tanto en la calidad de sus caldos como en la cantidad de denominaciones de origen que hay a día de hoy en nuestro país. Hoy en día en cualquier zona de España puedes degustar vinos de calidad y a precios relativamente razonables. Todo esto junto al auge del enoturismo ha hecho que este mundo se extienda y se divulgue cada vez más. Aunque en esta época de crisis se estén resintiendo más de lo debido, aunque se está intentando paliar la falta de consumo de vino, con la exportación y la apertura de nuevos mercados fuera de España.

En concreto la Ribera Del Duero, junto con La Rioja, son a mi entender el buque insignia del vino en España, aunque hay otras muchísimas denominaciones que les están empezando a hacer sombra, véase Toro, Bierzo, Penedés, Priorato, Somontano y muchas otras. En lo que concierne a Ribera del Duero es una denominación con un carácter importante, tanto en sus vinos, con un gran cuerpo  y un sabor elegante y equilibrado, como en la concepción que tiene el mercado sobre ella. Es una denominación que no tiene mucha producción , si la comparamos con Rioja o Valdepeñas, quizás busca  una calidad media de sus vinos  superior a sus competidores, para así destacar sobre ellos. Es por esta causa que los precios medios de sus vinos sean más caros que la competencia, pero en mi humilde opinión de principiante en este mundo, merece la pena.
Realizar una ruta por esta zona vinícola es un placer para los sentidos de la vista, el olfato y el gusto.
 Para la vista es un lujo  el paisaje de las viñas sobre todo a partir de Mayo que es cuando la vid empieza a salir del letargo invernal y comienza  a echar las hojas. Admirar esos campos extensos de viñas tan ordenadas me da una sensación de tranquilidad y sosiego, me quedo absorto observándolas.
Pocito y sus viñas
 Para el olfato también es una experiencia el entrar en una de sus innumerables bodegas, de las que ya he visitado unas pocas, y detectar ese olor que rápidamente se te mete casi en el cerebro. Es un olor fuerte, intenso y con carácter, que si consigues dominarlo nunca te dejará, y te dará grandes satisfacciones.
Por último el sentido del gusto es el que más disfruta de todo esto, tanto del propio vino, como de los manjares con lo que puedes acompañarlo. Creo que el lechazo, el queso, el jamón y la caza son los platos que mejor pueden maridar con esos vinos tanto jóvenes, crianzas o reservas que te esperan en esta zona tan placentera para los sentidos.
Desde Lerma el Parador más cercano a esta zona, no puede faltar una visita a Aranda de Duero, a tapear o comer en uno de sus restaurantes con bodegas subterráneas, recomendando en este caso el Restaurante el Lagar de Isilla, el cual tiene una bodega subterránea preciosa y fresquita, para así rebajar los calores que producen beber esos vinos tan ricos de esta zona.
Castillo de Peñafiel
Otro punto importante es Peñafiel, con ese castillo imponente de planta alargada, la cual parece un barco. En él se encuentra el Museo del Vino, muy didáctico e interactivo. A destacar del pueblo la Plaza Del Coso, singular donde las haya, es una plaza con tierra de albero toda ella, con construcciones de madera, simulando una plaza de toros enorme. Se utiliza casi en exclusiva para las fiestas patronales y sus corridas de toros. En ella se encuentra la oficina de turismo de la localidad, donde te informan no solo de las bondades de este pueblo, sino también de las posibilidades de toda la zona (alojamiento, bodegas, horarios, etc...).
Hay que decir que el principal atractivo de esta zona son sus bodegas, entre ellas Protos, Legaris,  Emina, Matarromera, Anta, Arzuaga, Vega Sicilia, y otras muchas, pero me atrevo a recomendaros Bodegas Áster, es una pequeña bodega, con pocas hectáreas, pero muy cómoda y accesible para visitar. Te la muestran de maravilla junto a su pequeña casa para alojarse. Una bodega muy coqueta, la recomiendo sobre todo para la gente que es la primera vez que visita una bodega, os encantará. Ese aire que tiene de exclusividad, el ambiente casi familiar, te atrapa. Si eso lo unes a un final con degustación de varios vinos y su posterior charla y comentario, quedas muy satisfecho de la experiencia. Os dejo el enlace de mi blog donde podréis ver más detenidamente mi experiencia.


También es visita obligada comer en Ribera del Duero, en mi opinión lechazo. Es básico, es una de las 
carnes que marida mejor con el vino. No os lo perdáis, por toda la zona lo ponen bien.

En definitiva, una zona a explorar, si te gusta el vino, viajar, comer, pero con tranquilidad y sosiego, sin prisas, la Ribera del Duero te espera con los brazos abiertos.

Para más información os dejo enlaces para que os empapéis del tema que nos ocupa.

viernes, 27 de mayo de 2011

El Rey de Patones



Patones de Arriba es un municipio de la Comunidad de Madrid limítrofe con Guadalajara, al noreste de la comunidad y en las estribaciones de Somosierra. Se trata de un lugar de montes, aguas y pantanos y su escarpada ubicación se halla íntimamente ligada al pantano del Atazar, del que bebemos agua todos los madrileños gracias al Canal de Isabel II, al río Jarama y a la presa del Pontón de la Oliva, que fue la primera que suministró agua corriente a la ciudad de Madrid.

El acceso a este enclave es difícil. Desde su homónimo Patones de Abajo hay que girar a la izquierda y subir por unas empinadas rampas de gran desnivel y varias curvas muy cerradas para terminar salvando con un estrecho puente la impresionante garganta que desemboca en el pueblo tras 2,5 Km de ascenso. Una recomendación, dejad el coche en alguno de los improvisados aparcamientos de las afueras ya que todo el pueblo es exclusivamente peatonal y la carretera finaliza a la entrada sin muchas garantías de estacionamiento.

Una vez situados en la entrada del pueblo contemplando la iglesia románica así como la disposición de sus calles y casas, la sensación del tiempo detenido, de estar ante un pueblo anclado en el pasado es total.

Calle solitaria de Patones

Todo el municipio ha sido reconstruido con sus materiales originales pizarra y piedra de la sierra, madera en las ventanas y chimeneas que presagian cálidos salones en las frías y oscuras tardes de invierno. Es lo que se conoce como "arquitectura negra".

La mayor parte de las construcciones de Patones de Arriba están dedicadas al turismo o a la hostelería pues este es un lugar especial para una escapada romántica o gastronómica de fin de semana desde la capital. Hay multitud de hoteles y casas rurales y pequeños y acogedores restaurantes que ofrecen platos típicos de la cocina serrana que llenaran el buche y colmarán el espíritu.

Como colofón al paseo por este desconocido pueblo de Madrid, deciros que antes que municipio fue reino. La leyenda cuenta que los visigodos fundaron el Reino de Patones y que unos de sus moradores que contaba con el respeto de sus vecinos ejercía de monarca. Debido al difícil acceso a este lugar las guerras, batallas y reyes de España lo pasaron por alto hasta mediados del siglo XVIII cuando el Duque de Uceda, señor de estas tierras nombra un alcalde pedáneo. Hasta entonces la población había contado durante siglos con un Rey de sucesión hereditaria que hacía las veces de alcalde o juez de paz y mediaba en las disputas.

Tras la Guerra Civil la población comienza a emigrar de Patones hacia otras tierras más fértiles donde poder pastorear y con inviernos más suaves creando así el núcleo de Patones de Abajo y Patones de Arriba queda sumido en el abandono hasta los años 70, momento en que comienza la reconstrucción y repoblación del lugar.

Si venís a Madrid reservad un hueco para visitar este pintoresco rincón de la sierra. No os arrepentiréis.

Vista de Patones

jueves, 26 de mayo de 2011

El interior de Alicante, Guadalest y las fuentes del Algar

Os dejo el artículo publicado por Lasusi en Paradores Activo, espero que os guste



Durante unas vacaciones de verano en la costa levantina con nuestros queridos primos, concretamente en Denia, tuvimos la oportunidad de explorar el interior de la provincia de Alicante habitualmente desconocido para el típico veraneante madrileño de sandalias y sombrilla.
Alicante es bien conocida por sus numerosas playas de cálidas aguas y su ciudad protegida por el imponente Castillo de Santa Bárbara dominando el cerro frente a la playa del Postiguet. La costa alicantina está plagada de pueblos ideales para el veraneante que busca playa, calor y diversión durante sus vacaciones sin embargo, la provincia de Alicante también esconde lugares que te trasladan a otro mundo como fue, en nuestro caso, el descubrimiento de las llamadas Fuentes del Algar.
El azar quiso que una compañera de trabajo de mi marido nos los recomendara encarecidamente y fue tanta su insistencia que no nos quedó más remedio que hacerle caso. Una mañana temprano dejamos la sombrilla en el apartamento y nos dirigimos al bonito pueblo de Guadalest que si no me equivoco es el pueblo con mayor número de museos de España, sólo le falta el Museo de la Pipa. En serio, existen en esta localidad museos dedicados a casi todo lo imaginable, el museo de micro miniaturas, del belén ecológico o el de saleros y pimenteros, por poner algunos ejemplos. Decidimos que no queríamos visitar ninguno de ellos y nos adentramos en el pueblo de Guadalest por su puerta principal que da acceso a la villa amurallada. Esta zona del pueblo conserva sus casas típicas, blancas y tradicionales ocupadas ahora por tiendas de artesanía, decoración y souvenirs que resultan muy pintorescas.
La visita al castillo medieval dominando el pueblo y el pantano del mismo nombre que se extiende a sus pies es muy recomendable. Es posible explorar todos los lugares de castillo, sus murallas y almenas y es un privilegiado mirador al pantano y al valle por el que habíamos accedido con el coche.



Tras la visita al centro del pueblo y al castillo decidimos comprar un poco de fruta, riquísima y fresca a un repartidor que la vendía en la carretera y volver hacia Callosa d'En Sarrià el pueblo por el que habíamos pasado por la mañana e ir a buscar las fuentes. Allí dejamos el coche y encontramos a las afueras un sendero que indicaba el acceso a las fuentes. Confieso que estuvimos a punto de darnos la vuelta al ver delante de nosotros una taquilla donde cobraban entrada para acceder a una zona de baño en plena naturaleza pero no perdimos la fe y pagamos religiosamente la entrada para encontrar lo que desde entonces llamamos "una selva". El río Algar forma allí una poza rodeada de vegetación y rocas por todas partes; había pequeñas cuevas por las que el agua se filtraba formando cascadas, las piedras estaban cubiertas de musgo y subiendo unos escalones excavados en la propia roca se remontaba el río unos cuantos metros más arriba para encontrar otra poza mayor, ésta formada por una pequeña presa que controlaba el caudal de agua que caía por las cascadas y que llenaba la primera poza de la que os hablaba cerca de la entrada.


Resulta que ese pequeño paraíso eran las piscinas "municipales" del pueblo, de ahí el hecho de que cobraran entrada. ¡Menudo privilegio poder darse un chapuzón al lado de casa en semejante paraje! Las señoras mayores cuidaban de los niños pequeños cerca de la orilla en la poza en la que daba el sol y donde menos cubría mientras que los jóvenes se bañaban y jugaban en las otras pozas. Parecía que nadie se atrevía a acceder a la zona de las cascadas y después de acercarnos a calibrar si era posible o no el acceso, los 4 nos adentramos por las rocas con cuidado de no resbalar para terminar "duchándonos" en la cascada. Debajo de la cascada el ruido era ensordecedor pero el agua estaba fresca y clara y rodeados por la exuberante vegetación se perdía toda noción de tiempo y espacio.
El resto de la tarde lo pasamos nadando y jugando a remontar la corriente del río que para tratarse del mes de Julio llevaba bastante caudal.
Cuando el sol dejó de calentar regresamos al apartamento de Denia no sin antes realizar una corta parada en el pintoresco pueblo de Altea para visitar sus calles estrechas, empinadas y jalonadas de blancas casitas. Fue un día maravilloso y completo en un lugar que hasta entonces nos era totalmente ajeno y en plena armonía con la naturaleza. Os lo recomiendo. 

lunes, 23 de mayo de 2011

viernes, 20 de mayo de 2011

Plataforma 15-M. ¿Un principio o un espejismo?

Después de observar durante unos días todo lo acontecido hasta ahora, referente a la plataforma Democracia Real 15-M, a las acampadas, los tira y afloja con las autoridades para su autorización, lo que persiguen con ello y la relevancia cada vez mayor que está tomando el asunto me he decidido a reflexionar sobre ello.

En un principio la idea de exigir a nuestra clase política una democracia mas real y participativa, que se oriente más a los ciudadanos, a sus inquietudes y a sus reivindicaciones, me parece legítimo y muy necesario en los tiempos que corren. Desde que entramos en esta crisis en principio financiera, pero ahora muy muy real con casi 5 millones de parados en nuestro país, esto junto a unas perspectivas económicas a medio plazo no muy halagüeñas, hacen que la sociedad poco a poco se vaya despertando de su letargo y empiecen estas manifestaciones de descontento hacia una clase política que no ha sabido reaccionar ante el desasosiego producido por esta crisis tan profunda y larga en el tiempo.

Lo que desconozco es el origen de este movimiento, por lo que a día de hoy tengo mis dudas de si hay algo o alguien detrás. Parece que es algo que lleva ya algún tiempo gestándose. Espero que no sea un espejismo y se consigan por lo menos algunos de los objetivos buscados: Lo del cambio de la ley electoral, la mayor participación ciudadana y la desaparición del trabajo precario, son unos objetivos primordiales a día de hoy. Otros de las reivindicaciones como lo de si hay que replantearse la monarquía o no, no creo que sea ni el momento, ni si me apuras necesario. Otras cosas más importantes como que la clase política se refunde y cambie su forma de interactuar con sus posibles votantes eso es a día de hoy esencial para que esta relación no se rompa por completo y produzca la separación definitiva entre la ciudadanía y los políticos.

La heterogeneidad que parece que hay detrás de este movimiento, ojalá acabe consiguiendo sus reivindicaciones, pero que hacemos el día 22. Ahí está el dilema. El bipartidismo, casi generalizado en toda España, a mi en concreto me produce un desasosiego y una tristeza inmensa. Lo que no puedo entender que en mas de 30 años de democracia, real o no, no se haya creado en este país una red de partidos más heterogénea y que puedan concurrir en igualdad de condiciones a las urnas. A día de hoy, seas de izquierdas, de derechas o de centro, te sientes limitado, piensas que si votas a alguno de los partidos minoritarios estás tirando el voto. Como es posible que no se hayan creado partidos nuevos que recojan las inquietudes que ahora están aflorando. Creo que durante los últimos 12 años hemos vivido en una burbuja que nadie ha querido ver, ni los políticos ni los ciudadanos.

Me explico, la mejora y la prosperidad de nuestro país se ha basado en cimientos poco sólidos, el desarrollo inmobiliario no puede ser una de las principales bazas de nuestra economía, y cuando esto ha explotado hemos vuelto a la cruda realidad. Ni los políticos han querido tocar el tema, el PIB subía, la renta de los ciudadanos era mayor, el consumo también, mejorábamos posiciones en la UE, vamos teníamos el ego subido. Había trabajo, con un paro bajo, para lo que había habido hasta mitad de los años 90, y la gente se sentía con dinero, porque los bancos daban dinero con una nómina para comprar casas o para especular con ellas. Y con esto nadie quería remover nada, y aunque lo pensaran ningún estamento, agrupación o grupo se decidió a hacer autocrítica, ni avisar de lo que podía venir. En definitiva la culpa de esto es un poco de todos, de los de arriba y de los de abajo. los primeros por no prever lo que iba a ocurrir y los segundos por no estar ojo avizor ante las tropelías de los primeros y estar escondidos hasta ahora que parece que estamos despertando del letargo.

Como conclusión decir que hay que cambiar de modelo económico y social. Refundar y cambiar conceptos, concentrarse en hacerlo poco a poco con todos los agentes, para que rememos todos juntos hacia algo diferente que sea lo más real y participativo posible, es en mi opinión de lo que se debe hacer. El concepto genérico de que hay que cambiar y adaptarse está claro, que medidas tomar para hacerlo no se cuales son, no estoy capacitado para hacerlo, pero en este país hay mucha gente capacitada para hacerlo, muy heterogénea, y ellos son los que tienen que proponer estos cambios para mejorar la situación. Tiene que aparecer gente con carisma y muchas ganas de cambiar esto. Seguro que las hay.

Otra cosa es que hacemos ahora en las urnas, este movimiento debería haber salido antes para que en estas elecciones pudiéramos haber reflexionado y votado alguna opción que se hubiera acercado a las posturas que defienden y con unos valores diferentes al bipartidismo que nos envuelve. Lo que más me entristece es que ni el PSOE ni el PP, hayan sabido reaccionar ante esta manifestación de disgusto generalizado, han realizado una campaña anodina, sin propuestas. Ni siquiera se han echado mierda encima como otras veces. Parece que no quieren levantar mucho ruido, porque saben que lo han hecho rematadamente mal, se han separado de la ciudadanía y de sus problemas. Se han convertido en unos dinosaurios políticos, sin capacidad de respuesta. Sólo piensan en mantener sus puestos tanto en las instituciones como en sus partidos.

En verdad el cuerpo me pide votar en blanco y darles en los morros para que la clase política reaccione y tengan en cuenta a todos para tomar decisiones consensuadas sobre todo en temas de educación, sanidad y sostenibilidad económica y ambiental para sentar unas bases sólidas para comenzar a salir del pozo en que nos encontramos, y así no vuelva a ocurrir lo que ahora está pasando.

jueves, 19 de mayo de 2011

Hoz del Dulce, Pelegrina



Cuanto más mayor me hago más siento la necesidad de estar en contacto con la naturaleza y es por este motivo por el que nos decidimos a repetir la visita a este paraje natural tan bello y escondido en la provincia de Guadalajara, a tan sólo 10 minutos de Sigüenza.

Esta zona no está lejos de casa así que tampoco tuve que renunciar a otra de mis grandes pasiones, además de la de visitar Paradores, que es dormir. Antes de llegar al pueblo de Pelegrina, un pequeño mirador a la izquierda de la carretera nos avanza el espectáculo que nos vamos a encontrar unos kilómetros más abajo. El mirador está dedicado a Félix Rodríguez de la Fuente, gran defensor de la naturaleza, que además grabó varias secuencias para su programa Fauna Ibérica dentro de este cañón.

Una vez que llegas a la localidad, lo mejor es dejar el coche aparcado en el pueblo y dar un paseo por este pequeño pueblo alcarreño, desde las ruinas de su castillo se contemplan unas magníficas vistas de la zona, para después tomar el sendero hacia el río Dulce que comienza justo detrás del bar y que puede realizarse a pie o en bicicleta.

El recorrido más popular, llamado Ruta de la Hoz de Pelegrina de unos 4 Kms., no entraña demasiada dificultad y se puede realizar por ambas márgenes del río, incluso

encontraremos un área recreativa para sentarnos a tomar un bocado y reponer fuerzas para la caminata. La mejor época es la primavera porque con las lluvias el río lleva más caudal aunque también en otoño tiene su encanto por la tonalidad de los árboles.

Al comienzo del paseo el sendero es ancho y está plagado de nogales, en otoño es una delicia recoger las nueces esparcidas por el camino e irlas comiendo según avanzamos. Es muy recomendable tomar frutos secos para reponer energías en estos paseos. Más adelante, tras 1.5 Km. nos toparemos con la caseta donde el doctor Rodríguez de la Fuente y sus colaboradores guardaban el equipo de filmación.

Poco a poco nos adentramos en este pequeño barranco labrado por el río Dulce y nos encontramos helechos y la vegetación habitual del bosque de ribera. Percibimos la humedad y el murmullo del agua va en aumento así como el canto de los pájaros. Buscando con nuestra mirada la cima de las paredes del cañón observaremos algunos nidos de rapaces llegando incluso a avistar buitres y halcones planeando sobre nosotros.

Pero como en un buen libro lo mejor se queda para el final, pues si continuamos remontando el río y atravesamos una zona rocosa de mayor dificultad nos encontraremos de bruces con el final del cañón por el que se precipita en cascada el río que nos ha ofrecido su compañía durante todo el recorrido.

El contacto con la naturaleza se deja notar aquí con mayor intensidad debido el estrépito con el que caen las aguas del Dulce y al respirar el aire puro de esta zona protegida.

Recomiendo finalizar el día visitando Sigüenza a escasos 10 minutos y comiendo en cualquiera de sus numerosos restaurantes o en el propio Parador o tomar unos típicos torreznos en alguno de sus bares, el esfuerzo realizado bien merece esta suculenta recompensa.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Nuestro Descenso del Sella

Os dejo aquí el artículo publicado en paradores activo, espero que os guste.
Gran experiencia, muy divertida, la repetiremos algún día.

Corría el año 2006, concretamente el 30 de abril , y nos convencieron para hacer el Descenso  del Sella. Nos gusta la aventura, pero como somos un poco perretes,  nos cuesta decidirnos.  La insistencia de unos primos santanderinos a los que queremos mucho,  consiguieron que nos embarcáramos en esta aventura loca.
Por supuesto de montar en piragua ni idea, no habíamos estado ni cerca de una, nos daba igual estábamos decididos a hacer ese descenso que tantas veces habíamos visto por  televisión, eso si no entero, pero si un buen trecho. Contratamos las piraguas, neoprenos y demás achiperres en una de las numerosas empresas dedicadas a estos menesteres y nos pusimos al lío. Nos decidimos por piraguas dobles, una por pareja, para afrontar los ocho kilómetros de descenso que nos aguardaban. Por supuesto te dan unas nociones del uso de la piragua, pero al llevar unos acompañantes de aventura que ya habían dado algunas paladas anteriormente, no fueron muy largas ni exhaustivas, vamos, en definitiva, que nos tiraron al agua.



Una vez en el líquido elemento, Susana delante y yo detrás, empezaron las discusiones, de si no estás dando bien las paladas, que si nos vamos hacia la orilla, que si nos damos con algún piragüista.  Fueron unos momentos críticos que poco a poco fuimos solventando, empezamos a coger ritmo y coordinación y de esta manera pudimos disfrutar cada vez más del entorno que nos envolvía. Eso si en cualquier momento, como así ocurrió la primera de unas cuantas caídas a las frías aguas del Sella. Se cayó hasta el bote estanco donde llevábamos todo, la ropa, la comida, la documentación, menos mal que con ayuda de la pareja que nos acompañaba pudimos emprender la marcha, después de algún momento de pánico creado por mí al intentar recuperar lo antes posible ese bote de supervivencia y los nervios de Susana que veía peligrar mi integridad física.
Cuando cogimos el ritmo todo fue más rodado, sobre todo cuando nos tuvimos que bajar de la piragua, cogerla en vilo y vadear  los cantos rodados, como dolían los pies, un dolor horroroso, menos mal que fue un ratico pequeño.  Con todas estas peripecias a nuestra espalda necesitábamos un descanso y antes nosotros apareció un bar, si si un bar, como lo estáis leyendo.  En mitad del recorrido del descenso del Sella, nos encontramos una multitud de piraguas aparcadas o varadas según se mire, y un tumulto de gente tomando unas cañas en un chiringuito montado en mitad de un prado verde. No fue una visión, fue real, bares que lugares, hasta en mitad de un descenso de piraguas en España somos capaces de montar un negocio como este. Pero la verdad que lo agradecimos llevábamos tres horas dando paladas y una cervecita fría se agradecía. Resultó curioso y placentero.  Comimos unos bollos preñaos y unas manzanas que teníamos de menú típico asturiano. Yo me habría metido entre pecho y espalda una fabada, pero el bar  no tenía platos calientes, solo bebidas.



Después de coger fuerzas en el bar, emprendimos la marcha y en ese momento con el estómago lleno y con un pelín más de experiencia con la piragua, esta aventura realmente se empezó a disfrutar del todo, ese paisaje asturiano verde y montañoso tan relajante y embriagador. Fue una auténtica delicia. Eso sí como siempre cuando se empieza a disfrutar al máximo el tiempo pasa a toda prisa y este último tramo se nos hizo más corto que el primero, donde sufrimos más percances y fue más adrenalítico que el segundo, quee fue más pausado y disfrutamos más del viaje a través de este río tan bello.
Los monitores de la empresa de la piraguas nos habían comentado que después de un puente teníamos que buscar una rana y allí estarían ellos esperando con una furgoneta para llevarnos por carretera al punto inicial, y muy a nuestro pesar la encontramos rápido y se nos acabo lo bueno.
Esa misma tarde fuimos al final natural del Descenso del Sella, el pueblo de Ribadesella, bonito pueblo costero en la desembocadura del río. Dimos un paseo por su centro histórico y por la ría donde desemboca este río famoso por sus salmones y por su descenso anual en piragua.
Aprovechar las oportunidades y los impulsos que te da la vida es primordial tal y como está montado el poco tiempo de ocio que tenemos.
El norte de España es una debilidad que tengo, te da gratas sorpresas cada vez que vas y Asturias no iba a ser menos. Eso sí a ver si visitamos el Parador de Cangas de Onís y aprovechamos para volver a Covadonga, con sus lagos, a la Ruta del Cares y sus desfiladeros, y a degustar sus manjares gastronómicos. Ir a Asturias lo deberían recetar los médicos para que esos días de ansiedad, es ir allí y olvidarte de los malos rollos.

lunes, 16 de mayo de 2011

Un lugar para vivir, Parador de Alcalá de Henares

Durante Agosto del 2010 nos alojábamos por segunda vez en este Parador pero se trataba de nuestra primera toma de contacto con el spa y lo disfrutamos aún más que la vez anterior ya que aprovechamos una oferta de Amigos de Paradores. A la habitación, de 10 por su tranquilidad y su moderna decoración, no le faltaba detalle con reguladores de luz, bañera con vistas al jardín minimalista y una amplia ducha. La piscina exterior fantástica y casi desierta al caer la tarde, parece mentira que se encuentre en el centro histórico de la ciudad y el Spa, para pasar horas en él. Lo han situado en la antigua iglesia del convento por lo que al aliciente de darte un relajante baño hay que añadirle lo pintoresco del lugar, la piscina está situada justo debajo de su cúpula. El spa además cuenta con duchas escocesas, sauna, baño turco y zona de relax donde disfrutar de un zumo o un té.

Sin embargo, además de su cuidado diseño y excelente ubicación en el centro de la monumental Alcalá de Henares, no hay que olvidar lo más destacado de este alojamiento que es su desayuno. Comedor Parador Alcalá

El desayuno en Paradores no puede tener ni un solo pero y, en este caso, colma las expectativas del más exigente de todos los gourmets que conozco, mi marido. No se cansa de alabar la cuidada puesta en escena del comedor de desayunos con unas espectaculares y enormes lámparas y con vistas al claustro del antiguo convento. Como era de esperar encontramos todos los productos de primerísima calidad. A la oferta habitual de paradores (fruta fresca, embutidos, quesos, bollería, lácteos y huevos) se unen varios platos típicos de la zona como las aceitunas de Camporreal, las garrapiñadas de Alcalá y las ya citadas y famosas migas con chocolate. La esmerada atención del personal, la prensa gratuita y, para Amigos de Paradores, la copa de bienvenida y el parking gratis lo convierten en el lugar en el que me gustaría fijar mi residencia habitual. Soñar es gratis. Alguien da más?

domingo, 15 de mayo de 2011

El cañón del río Lobos, una experiencia con final feliz

Os dejo mi artículo publicado en Paradores Activo de mi experiencia en el Cañón del Río Lobos, un lugar que os recomiendo a todos, un paseo o excursión por allí es único, eso si es entre semana mejor, los findes hay bastante gente.




Un mes de Febrero, de verdad que no me acuerdo de que año, son muchos viajes y la cabeza empieza a fallar, realizamos un viaje a una zona de Soria, llamada el Cañon de Río Lobos, un regalo de la naturaleza para nuestros sentidos. Esta zona llamada el Pinar de Europa es una maravilla y no solo está este cañón sino toda la zona de lo Picos de Urbión, La Laguna  Negra, La Fuentona de Muriel, visitar Catalazañor, Soria (parador más cercano), el Burgo de Osma. La provincia de Soria está despoblada de gente, pero llena de naturaleza y arte.

Ese viaje fue precioso, la primera experiencia de turismo rural te deja un poso muy especial, era una casa rural que llevaba poco tiempo, empezaba a despuntar el turismo rural en España, y esta casa en el pueblo de Casarejos había arriesgado y una familia la había rehabilitado con mucho gusto, y mucha calidez. Habitaciones cada una de un color diferente y con un restaurante maravilloso (atención a la carta de vinos, impresionante). dentro del restaurante tenia la parrilla, y le veías hacer las chuletitas de lechal en el momento. El trato fue estupendo, ellos vivían allí y te hacían estar como en casa.



Había caído una nevada importante hace unos días y quedaban restos de nieve, un frío alucinante se cernía sobre nosotros, pero daba igual nos animamos a realizar la ruta de este cañón tan bonito. Un día despejado de invierno nos arropaba, dejamos el coche en un punto no recuerdo bien el lugar exacto, pero era el inicio natural de la ruta hasta el pueblo de Ucero atravesando todo el cañón que realiza el río.
Al principio era un cañon más abierto, todo verde, mucha agua, se estaba derritiendo la nieve caida hace pocos días y el río iba en algunos puntos desbordado, por lo que resultada algo complicado vadearlo en algunos momentos. El cañón se iba cerrando y los farallones se hacían cada vez más altos, los buitres rondando por nuestras cabezas, por supuesto, hicimos la gracias típica, como nos pase algo ya tienen comida y a los pocos minutos nos encontramos restos de algun animal y estaba en los huesos, los buitres hicieron su trabajo a conciencia. La sonrisa de la broma se nos borró de un plumazo.
Un recorrido precioso, andamos y andamos, pasaron las horas, nuestros sentidos estaban absortos de tanta belleza y nuestros pies empezaban a cansarse. No nos encontramos a casi nadie por la ruta, hasta que nos fuimos acercando al final del camino, el pueblo de Ucero. Claro de repente empezaron a apararecer personas y nos encontramos de bruces con la ermita de San Bartolomé, imponente en un lugar precioso, cercana a una cueva inmensa, que por supuesto como cabra loca que soy me encaramé para ver mejor el paisaje. Resulta que la mayoría de la gente hacia el recorrido desde el pueblo de Ucero a la ermita y vuelta, no la empezaban desde el otro lado como nosotros. Intentamos volver sobre nuestros pasos al punto de partida donde teníamos al coche, pero las cuentas no nos salían, fijo que se nos iba a hacar de noche a la vuelta. Calculamos mal, menos mal que mi mujer es sabia y dijo que fueramos al pueblo de Ucero, a preguntar como volvíamos al punto de partida a por el coche. Si es por mí se nos hace de noche en el cañon y nos comen los buitres. Las mujeres son mucho más cautas y con la cabeza más amueblada que nosotros.

No habia autobuses de un pueblo a otro y tuvimos que pedir un taxi, llamando desde un bar del pueblo. Es lo que les pasa a unos madrileños no acostumbrados a andar por la naturaleza habitualmente. 
En definitiva una ruta espectacular y preciosa. Os la recomiendo, eso si con tiempo, que no os pase lo que a nosotros. Mereció la pena la aventura, el paisaje es idílico, te envuelve y te deja con la boca abierta.


El mundo del vino. Ensamblaje y embotellados

Otro capítulo importante en este mundo del vino que me ha atrapado de una manera tan intensa.


sábado, 14 de mayo de 2011

Vista de Toledo, Parador Conde de Orgaz



¿Quien no conoce la ciudad Toledo? Alguna vez en la vida los españoles hemos ido a visitarla o de excursión escolar o de viaje cultural organizado y el que no ha ido es porque alguna fuerza mayor se lo ha impedido.

En mi caso, mi madre procede de un pueblo a escasos 25 Km de la antigua capital del reino, de la ciudad de las tres culturas y Patrimonio de la Humanidad ni más ni menos, y precisamente por esa cercanía siempre visitábamos a los abuelos en el pueblo y mis padres nunca me llevaban a Toledo con la excusa de lo difícil que es aparcar o lo fácil que es perderse...

Así que yo también descubrí la ciudad por una excursión escolar con 15 años y tengo que decir que en aquella época no me entusiamó demasiado - la edad del pavo me impedía razonar con claridad -. Sin embargo, al volver a visitarla pasados unos años empecé a interesarme por su extensa historia y por los personajes que la habitaron en especial El Greco, ese gran pintor de Toledo cuya obra me encanta y en particular su cuadro "El Entierro del Conde de Orgaz", vaya casualidad, como el nombre de Parador de Toledo.

La iglesia de Santo Tomé en la que se encuentra el cuadro es minúscula comparada con las dimensiones del lienzo pero me encanta que el edificio no le quite protagonismo a la pintura. Ahora, siempre que vamos a Toledo, (la frecuencia de visitas ha cambiado bastante desde mis años escolares y ahora vamos con más asiduidad) me gusta entrar y contemplarlo.

Vistas de Toledo

Otra de sus grandes obras es "Vista de Toledo" y siempre me he preguntado desde donde pintó El Greco esa fabulosa panorámica de la ciudad.

Hace poco más de 1 año volvimos a la ciudad acompañados de nuestros primos de Santander y tras el paseo por las calles y la comida decidimos que era buena idea acercarnos al Parador a tomar un café ya que ninguno de los 4 lo conocíamos. Salimos del centro y nos dirijimos al otro lado del Tajo hacia el cigarral. Al entrar vimos enseguida la cafetería y la salida a la terraza. Pensé: "qué magnífico lugar para situar el Parador, qué privilegiada atalaya". Parecía que se abría una ventana ante mi desde la que contemplar de un vistazo la majestuosidad del emplazamiento de la ciudad y cómo el Tajo la rodea en un abrazo.

Inmediatamente vi la imagen del cuadro de El Greco en mi cabeza; "lo descubrí", seguro que vosotros también.

Granadilla, un pueblo con horario de visitas

Os dejo el artículo que he publicado en la red de paradores activo, espero que os guste tanto como a mi este pueblo abandonado y ahora rehabilitado para que todos disfrutemos de el.


Granadilla es un pueblo que se encuentre situado en el embalse de Gabriel y Galán en la provincia de Cáceres, fuimos porque el propietario de la casa rural donde nos alojábamos en Hervás nos lo recomendó con gran entusiasmo y no nos pudimos negar. Fue un acierto total.





Está amurallado en su totalidad, y se quedó como una península en medio del enorme pantano mandado construir  por Franco en los años 50, su desalojo fue progresivo, según iban avanzando las aguas al llenarse el pantano y al perder las zonas de cultivo, los habitantes del pueblo se fueron marchando. En 1966 quedó totalmente despoblado.
Declarado en 1980 conjunto histórico-artístico y la inclusión 4 años después en el programa de recuperación de pueblos abandonados ha hecho que se recupere su valor cultural e histórico. Es un pueblo con horario de visita y la verdad que este dato resulta curioso. Se va rehabilitando  mediante cursos de verano de la Junta de Extremadura, donde la gente aprende los diferentes oficios que hacen falta para restaurar las casas, la plaza, la iglesia, etc.

La muralla que lo rodea  y esa única entrada con la torre defensiva que se erige imponente sobre los visitantes,  le da un carácter medieval que sobrecoge.  El pueblo está en constante reconstrucción, siempre hay alguien haciendo alguna tarea.  Hay  talleres fijos de la Junta de Extremadura donde se imparten  los cursos de restauración y eso ha hecho que este pueblo permanezca después de su forzado desalojo y no haya desaparecido en su totalidad.

Llegar hasta allí resulta curioso, una carretera bacheada te acompaña, no pasas por ningún pueblo antes, se hace de rogar, pero llegar te traslada a otra época. No hay tiendas, ni casas rurales, solo las casas restauradas, la muralla, la iglesia y las calles empedradas. Es como si retrocedieras unos siglos atrás.

Si a esto le sumas el maravilloso paisaje alrededor del pantano, ese verdor de primavera de Extremadura, todo rodeado de árboles, y encima te encuentras con un cerdo negro cerca de tu coche, buscando raíces con su hocico,  la experiencia resulta total . Ver al cerdo en su hábitat natural impresiona, era hermoso y infundía respeto.  Pero en realidad yo no veía al cerdo en sí, solo veía jamones y paletas ibéricas. Resulta que lo tenían suelto por allí los que trabajaban en el pueblo en las labores de restauración, para que así se alimentara con los productos de la zona. Se darían un buen homenaje al sacrificarlo. Qué bien se dan los cerdos en aquella zona, con  esas encinas y sus bellotas, es el paraíso para los guarros, igual que para nosotros, el paraíso son los paradores.







miércoles, 11 de mayo de 2011

Shakespeare y Cervantes, los best sellers del siglo XVII




Casi todo el mundo sabe que han sido dos grandes genios de la literatura universal pero lo que quizás la mayoría del gran público desconoce es que, aparte de su fabulosa pluma, comparten otro triste hecho, ambos fallecieron el mismo día, el 23 de Abril, y del mismo año, 1616, sin haber alcanzado la fama y la riqueza gracias a sus letras. Esta afirmación no es del todo exacta dado que España adoptó el calendario gregoriano antes que Inglaterra que se regía por el juliano pero se trata solo de 11 días de diferencia y a los contemporáneos nos resulta más poético pensar que fue así.

Otra coincidencia en la vida de ambos escritores es que además de compartir época, sus mayores obras se publicaron durante el mismo año, 1605. Ese año Cervantes publica El Quijote y Shakespeare publica Otelo, Macbeth y El rey Lear, o lo que es lo mismo, una novela de caballería y 3 grandes tragedias. Sin embargo no hay que olvidar que la grandeza de estos dos genios nos ha llegado hasta nuestros días a través de los toques de comedia y a la construcción de su prosa en el caso del español y de sus versos en el del inglés.

Las tramas de sus obras abarcan grandes temas que aún ahora en el siglo XXI nos siguen atrayendo e interesando con igual fuerza, las aventuras y correrías, la locura, los celos, la venganza, la muerte y están tan magistralmente narradas que merecen toda nuestra admiración y respeto 4 siglos después.

Sin duda podemos afirmar que, gracias a ellos, hoy en día miles de millones de personas disfrutamos de una buena novela o una gran tragedia teatral y, debido al equívoco con la fecha de su muerte, de la festividad del día del libro cada 23 de Abril.

martes, 10 de mayo de 2011

Sevilla, Córdoba y Granada, vaya trío de ases

Estas tres capitales andaluzas son las que conozco y la verdad es que elegir una de ellas como la más bonita es imposible.

La primera que visité fue Granada en la Semana Santa de 1999, fue mi primer viaje largo con mi novia en aquel momento y mi mujer hoy. No teníamos coche, por lo que fuimos en un viaje organizado en autobús mas hotel. Recuerdo que en ese momento trabajaba de noche y a las 7 de la mañana del Jueves Santo, sin dormir, nos pusimos en marcha. Después de unas horas llegamos al hotel. nos pareció la leche, era un cuatro estrellas y con esos años te parece un lujazo. Esos desayunos y cenas buffet tan copiosas fueron de lo mejor, la estancia resulto cómoda y satisfactoria. Pero lo realmente bonito fue la ciudad de Granada. No solo es la Alhambra y el Generalife, es el casco histórico al lado de la Catedral, es el Barrio del Albaicín y el Sacromonte, son esas iglesias recargadas al máximo, es el tapeo, es el ambiente, es el clima, en definitiva es un todo que te hace sentir muy a gusto.







La segunda que visité fue Sevilla en Febrero del 2005, resulto una pequeña paliza en coche, pero mereció la pena. No me esperaba una ciudad tan preparada para el turismo, tenía buen servicio de transporte y eso que todavía no había metro. La zona cercana a la Giralda tiene mucho encanto, es una ciudad para pasear, y doy fe que lo hicimos fue un palizón. Pero subir a la Giralda, ver los Reales Alcázares, pasear por la Ribera del Guadalquivir, tapear por el centro, montar en bici por el Parque de Maria Luisa, sentarte en la Plaza de España, es algo que no se olvida, se queda en la retina. Que bonitas esas plazas con naranjos en cualquier rincón del centro. Pasear y pasear no te cansas, relaja y relaja. eso si en esta época donde no hace calor, me imagino que en verano será horroroso. Nos alojamos en el Meliá Lebreros, un acierto, buena habitación y un desayuno de lo mejor. Como colofón cuando volvíamos hacia Madrid paramos en Carmona, un pueblo precioso en un alto en medio del Valle del Guadalquivir, nos tomamos un café en el Parador, que vistas más idílicas.






La tercera y más cercana en el tiempo fue Córdoba el 1de Noviembre de 2007, fuimos en el AVE, en el primero de la mañana y volvimos en el último por la noche. Córdoba es preciosa, pero por favor alojaros una noche, ir y volver en el día es una paliza, se lo regale de cumpleaños a Susana y en eso me confundí.
Mereció la pena el madrugón porque vimos la Mezquita prácticamente sin nadie, fue una maravilla verla sin gente, recorrerla entera por debajo de todos esos arcos que forman una sinfonía perfecta, me pareció precioso. Una parte que me gustó mucho es el barrio judío, con su pequeña sinagoga y una casa museo donde explicaban las tradiciones judías, por cierto uno de los mejores guía que me he encontrado nunca.
Otros lugares de Córdoba son sus patios, hay que pasear y pasear y mirar dentro de los portales, muchos de ellos dejan las puertas abiertas para que te asomes. son preciosos y pintorescos. mirarlos relaja. Otro bonito lugar es El Alcázar de los Cristianos, con unos jardines maravillosos, solo por ellos merece la pena la visita. En general es una ciudad para pasear, habrá que volver y pasar una noche y ver con más tranquilidad todo lo que ofrece.








Son unas ciudades con muchísima personalidad y encanto. Andalucía junto a Extremadura son las comunidades que más me han hechizado hasta el momento. Volveré y volveré a ellas.

lunes, 9 de mayo de 2011

Comer en Daganzo de Arriba

Desde que llegué a este pueblo a finales de 2003, he visto su mejora, es un pueblo joven y activo, pero la sorpresa es el buen nivel gastronómico que posee. Ha evolucionado mucho, hay una buena oferta y a uno precios muy competitivos. Supongo que tendrá que ver bastante la Asociación de Daganzo de Comercio y Empresas (ACED), que realiza ferias y eventos durante todo el año; también el carácter joven y emprendedor de este pueblo y la existencia de varios polígonos con muchas empresas establecidas.

Hay todo tipo de restaurantes, asadores, comida rápida, para tapear, para niños, etc.., y eso da mucho juego. Vamos a relatar algunos de ellos.

Zaino

http://www.zainodedaganzo.es/

Para mí la gran sorpresa, es una apuesta por algo diferente. carne de ternera a la parilla, patatas, pimientos, queso y ensalada. Y ya está, para que más, pides la carne,te la haces tu mismo en las ascuas, a tu ritmo, me encanta. Por cierto tengo que probar su nueva incursión en la carta, el atún, me da que ve a gustar.



Asador de Daganzo


El clásico de este pueblo, lleva muchos años, esta en la rotonda principal, a la vista. Es un asador tradicional con su magnífico cordero con sus patatas panadera. Está muy rico. Aconsejable menú del día de tres platos, para los más comilones. Tiene buenas raciones y entrantes, ojo con las setas. Comer o cenar allí es una apuesta segura. quizá una mejor carta de vinos no le vendría mal.

Los Alcaldes de Daganzo


http://www.losalcaldesdedaganzo.com/


Para tomarte unas cervezas y unas raciones ideal, Una terraza enorme, tanto para verano como invierno, para ir con niños ideal, les sueltas por allí y a corretear. Tiene restaurante para comer formalmente, con buena calidad. quizá le falta algo de personal para atender, deberían mirarlo.

Zuria


http://www.zuriapintxos.com/


Es el último en llegar y una grata sorpresa. Es un restaurante vasco con una buena carta de pintxos, raciones, carnes, pescados y vinos. Tiene precios competitivos. Lo de las catas de vino es muy interesante para aprender de este mundo, pero quizás un poco caro. De todas maneras habrá que probarlo.

Tonatiuh


Comida americana, costillas, pollo barbacoa, hamburguesas, palitos mozzarella, etc... Una terraza de verano excepcional, ideal para cumpleaños con niños, aparcamiento propio.

También hay que hacer referencia a otros lugares para tomarse algo como son Tempus, Cafetería O'Donnell, El Rincón de Montse. En todos se ponen buenas tapas. La cercanía de Alcalá de Henares ha hecho que los bares y restaurantes daganceños  se hayan puesto las pilas con un buen surtido de tapas, para así retener a los vecinos y que se tomen los aperitivos en su pueblo.

Una recomendación particular que os hago es visitar El As de Oros en Cobeña, el reino del conejo por antonomasia, esta cocinado de muchas formas, todas buenas.

Si venís por estos lares, no os arrepentiréis, saldréis satisfechos de la oferta gastronómica de este pequeño pueblo donde vivo, estáis todos invitados a hacernos una visita.

viernes, 6 de mayo de 2011

Mi primera vez


Llevo ya varias semanas leyendo y comentando artículos en Paradores Activo y hasta hoy no me había animado a publicar uno de mi cosecha, así que creo que es justo empezar por el principio y hablar de mi primera vez... en Paradores.
Mi primer contacto con un Parador de Turismo fue en el año 1994 y lamentablemente no fue para pasar la noche (en aquella época no tenía ingresos debido a mi condición de estudiante de Bachillerato), sino para tomar un café y tener la oportunidad de visitar su interior.
Os estaréis preguntando cual fue el Parador elegido, pues bien, fue el Parador Nacional de Fuentes Carrionas en Cervera de Pisuerga.

El azar o el destino quisieron que mi familia política procediera de una aldea cercana a Cervera en plena montaña palentina y durante la Semana Santa del 94 mi novio decidió llevarme a la casa familiar a conocer a la familia de su madre. Tengo un grato recuerdo de aquellos 4 días aunque no fue sencillo. Durante el trayecto desde Madrid iba repasando el árbol genealógico que previamente me había dibujado mi chico para, al menos, conocer los nombres de las 25 personas que me iban a presentar (abuelo, tíos, primos y demás allegados).
Confieso que estaba muy nerviosa, pendiente de causar buena impresión y caer simpática. En mi favor tengo que decir que tenía apenas 18 años y sólo conocía a los padres y a los 2 hermanos de mi novio que son encantadores y me hacían sentir muy bien en su compañía.
Tras las presentaciones y saludos preliminares, la primera noche transcurrió con un frío de mil demonios dentro de un saco de dormir pero sin mayores sobresaltos.
Al día siguiente la familia de mi chico decidió que para "entrar en la familia" debía superar una prueba consistente en preparar un postre para todos, así las gastan en Palencia.
Mi chico me llevó a comprar los ingredientes necesarios para hacer un Flan de Magdalenas a Cervera y como buen Cicerone que es se le ocurrió llevarme hasta el Parador para contemplar las vistas y tomarnos un café fuera del escrutinio familiar.
Cuando llegamos y atravesé por primera vez las puertas de madera y cristal del Parador de Fuentes Carrionas me invadió una sensación indescriptible como de estar en casa. El parador está decorado con líneas sencillas donde destaca el uso de la madera en sus techos, en las vigas y un bonito suelo de parqué que le da un toque de calidez y que unido al frío del exterior te hacía sentirte atraído hacia su interior.
Recuerdo la chimenea del salón encendida con un fuego que te empujaba a ocupar los confortables sillones y, a pesar de que el precio del café me escandalizó, no dudamos en sentarnos para saborearlo con deleite.
Pero lo mejor estaba aún por llegar, cuando descubrí que desde la cafetería se accedía a la terraza, enorme con su barandilla de madera y con unas espléndidas vistas sobre el pantano de Ruesga y la Montaña Palentina. A pesar del día tan plomizo y frío la panorámica que se extendía ante mí era imponente.
Desde entonces he visitado en muchas ocasiones este Parador y su terraza y no dejo de deleitarme con las vistas y de tomar fotografías. Debido a la corta distancia de la casa familiar nunca me he alojado en él pero no lo descarto en el futuro.
Quería compartir con vosotros esta experiencia y deseo que al leer este artículo os venga a la memoria vuestra primera vez descubriendo un Parador.

jueves, 5 de mayo de 2011

Cuatro bodas y un funeral

Es de esas películas que no te importa ver una y otra vez, en la tele o en dvd, es lo que pasa por ejemplo con Pretty Woman.

Una buena comedia con Hugh Grant en estado de gracia y unos personajes secundarios excepcionales, solo Andie Macdowell quizá desentone, la pobre no da más de sí, es como Keanu Reeves pero en tía, no transmite.

Hay escenas memorables como la de Rowan Atkinson, Mr. Bean, haciendo de cura en una de las bodas, con la confusión en los nombres de los contrayentes. Genial. También me gusta como empieza con Huhg Grant a la carrera para llegar a la primera boda.












Frases célebres

  • " ... Que reina contigo y con el espíritu sano... ¡santo! Repite conmigo, Bernard: no conozco ningún impedimento para que yo, Lydia... digo, Bernard Godfry, digo Jeffrey, Saint John Delaney no pueda contener... ¡contraer! matrimonio con Lydia John... digo Jane, Hibbott. Así, tomo a Lydia como mi levísima esposa... ¡Mi legítima esposa! No...sí, señor. "

  • " La culpa ha sido mía, yo soy el único cabrón de esta historia pero ha servido para demostrar que el matrimonio y yo no estamos hechos el uno para el otro, y ha servido para demostrar algo más, cuando estaba allí delante del altar por primera vez en mi vida me di cuenta de que estaba perdidamente enamorado de una mujer y esa mujer no era la que estaba a mi lado sino la mujer que está delante de mi ahora bajo la lluvia. "
  • " Te quiero desde el primer instante en que te vi. "


Diálogos

-¿Cómo está tu novia?
-Ya no es mi novia.
-Me alegro. No se si sabías que se la tiraba la mitad del grupo.
-Ahora es mi mujer.

-¿Aceptarías NO casarte conmigo y crees que NO casarte conmigo podría convertirse para ti en algo que durara el resto de tu vida? ¿Quieres?
-Sí, quiero.





Cuatro bodas y un funeral
TÍTULO ORIGINALFour Weddings and a Funeral
AÑO
1994
DURACIÓN
118 min.  Trailers/Vídeos
PAÍS
 
DIRECTORMike Newell
GUIÓNRichard Curtis
MÚSICARichard Rodney Bennett
FOTOGRAFÍAMichael Coulter
REPARTOHugh GrantAndie MacdowellKristin Scott ThomasSimon CallowJames FleetJohn Hannah,Charlotte ColemanDavid BowerCorin RedgraveRowan AtkinsonHannah Taylor Gordon
PRODUCTORAPolygram Film Entertainment / Channel Four Films / Working Title
PREMIOS1994: 2 Nominaciones al Oscar: Mejor película, guión original
1994: Globo de Oro: Mejor actor de comedia o musical (Hugh Grant). 4 nominaciones
1994: 4 premios BAFTA, incluyendo película, actriz secundaria (Thomas), actor (Grant)
1994: Premio AFI: Mejor película extranjera
1994: Cesar: Mejor película extranjera
GÉNEROComedia. Romance | Comedia románticaBodas
SINOPSISCharles (Hugh Grant) y su grupo de amigos, todos ellos solteros y sin compromiso, han llegado a una edad en la que casi todos sus conocidos se han casado. En una de las bodas, a la que el grupo ha sido invitado, Charles conoce a Carrie (Andie Macdowell), una americana de la que se enamora a primera vista. Esa noche la pasan juntos, pero no vuelven a verse. Tendrán que esperar a la siguiente boda, en la que Carrie le presenta a su prometido. (FILMAFFINITY)

CRÍTICAS
----------------------------------------
Soltero inglés recalcitrante conoce a bella y misteriosa americana. Así, la comedia romántica de más éxito de los noventa no vino de Hollywood (verdadera fábrica -o vendedora, según se mire- de sueños en lo que a historias de amor se refiere), sino de esta simpática y divertida producción inglesa que, con sus efectivos golpes de humor, su delirante despliegue de curiosos personajes y su sencilla pero tierna historia de "boy meets girl", arrasó en las taquillas de todo el mundo. (Pablo Kurt: FILMAFFINITY)
----------------------------------------
“Stop all the clocks, cut off the telephone…” Los estremecedores versos de Auden son el contrapunto perfecto a una de las mejores comedias románticas de los últimos años. El eterno patoso (y aquí adorable) Hugh Grant balbucea ante una imprevisible y bellísima Andy McDowell, mientras a su alrededor la vida pasa, encarnada en magníficos secundarios. Un gran guión, una dirección firme y la sonrisa está servida. (Daniel Andreas: FILMAFFINITY)
----------------------------------------
"Grant es un monógamo cambiante. A su lado, una galería de jocosos secundarios" (Javier Ocaña: Cinemanía)