miércoles, 20 de abril de 2011

El paso de tomar un café a alojarse en Paradores

Este es el artículo que he publicado en la red paradores activo, aquí os lo dejo. espero que os guste.

El Parador de Cervera de Pisuerga en mis manos




Llevo relativamente poco tiempo en el mundo de Los Paradores de Turismo, ha sido un descubrimiento muy grato el alojamiento en estos lugares tan acogedores y singulares.
Todo llegó prácticamente con el descubrimiento de la tarjeta Amigos, que ha hecho más accesible y asequible disfrutar de esos magníficos castillos, casonas, palacios, etc. Esto ha sido una gran idea por parte de Paradores para extender su red a más tipo de visitantes y durante cualquier época del año.
Pero todo tiene un por qué y un principio. El primer acercamiento a un Parador viene de esos veranos en las cercanías de Cervera de Pisuerga, con su Parador de Fuentes Carrionas, en lo alto de un robledal precioso, con unas vistas al Pantano de Ruesga increíble, de las mejores que visto, de esas que se te quedan en la retina para toda la vida. Parador sencillo donde los halla, de montaña, con mucha madera y con un ambiente acogedor. Como es lógico no he estado alojado allí, a 7 kilómetros nació mi madre y hay casa familiar, por lo que sólo he tomado café y he disfrutado de esas excepcionales vistas a esa Reserva Natural del mismo nombre.
Aprovecho la ocasión para recomendaros los alrededores de este Parador, está lleno de sorpresas, como por ejemplo, la Ruta de los Pantanos, Potes, el Nacimiento del Pisuerga, la Ruta del Románico Palentino, Cervera de Pisuerga, Aguilar de Campoo, Las Tuerces, Saldaña, etc..., todo ello junto a innumerables rutas de montaña en el Curavacas, el Espigúete, y los alrededores de Alto Campoo.
Esa primera visita dejó la sensación de exclusividad, de lujo, que durante años me dejo obnubilado cuando visitaba las cafeterías de estos centros de descanso, que es lo que me podía permitir en esos momentos.
Hablando de café, de ahí me vienen las visitas a tomar un café en los Paradores. Y no sólo yo unos tíos y mis padres solían y suelen hacer lo mismo en las visitas a ciudades o pueblos con Parador.
También influye que en esos primeros años no tienes ni la edad ni sobre todo el dinero para poder alojarte en ellos, pero con los años te das cuentas de que hay que disfrutar de los placeres que te da la vida. Una habitación dentro de un castillo del siglo XVII o de un Palacio del siglo XVI no tiene precio, es algo que hay que hacer antes o después.
Los cafés han sido un aprendizaje muy bueno, para conocer esos edificios donde se enclavan y ese ambiente de tranquilidad y paz interior que irradian estos lugares de reposo y conocimiento cultural y culinario.
Algunos ejemplos son los siguientes:
  • Parador de Tordesillas
  • Parador de Chinchon
  • Parador de Cuenca
  • Parador de Almagro
  • Parador de Oropesa
  • Parador de Gredos
  • Parador de Mérida
  • Parador de Jarandilla de la Vera
  • Parador de Sigüenza
  • Parador de Úbeda
Para acabar decir que esta evolución de tomador de café a alojado me ha aportado multitud de beneficios a mi salud mental y espiritual, me ha ayudado a disfrutar de los viajes de otra manera. Más pausado, relajado, disfrutando de la cultura y gastronomía de cada sitio visitado. Es una manera de viajar diferente. Además poder plasmar estas experiencias en esta red social es un auténtico placer y conocer las experiencias de otros, aporta aún más a este mundo de los Paradores de Turismo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario