lunes, 28 de marzo de 2011

Domingo perro

Es ese domingo en el que no haces prácticamente nada. Te levantas tarde, desayunas bien y te acuestas en el sofá toda la mañana, en este último caso viendo la Fórmula 1, y a lo mejor cae una siesta mañanera si en la tele no hay algo de provecho.

Después de una opípara comida vuelves al sofá a ver más tele, este domingo 4 capítulos de Glee ( que vicio tengo, y no soy yo de musicales ). Todo esto aderezado con un atracón de chuches, perdón las chuches. Después llegas a la cena, que en muchas ocasiones no se produce debido a que estás hasta arriba de patatas, fritos, triskis, palomitas, etc... y sólo te tomas un vaso de leche con galletas para así dormir como un lirón, después de un día ajetreado y muy muy estresante.

Cuando este día pasa, tienes pensamientos contradictorios, por un lado piensas que has desaprovechado el día, pero por otro piensas que te lo mereces porque la semana ha sido dura y necesitabas no hacer nada. Al final el perreo gana, es una fuerza muy grande, el reverso tenebroso te posee y solo puedes levantar el peso del mando a distancia para cambiar de canal de televisión. En definitiva, de vez en cuando, un domingo así es sano y además que con esta vida de curro curro y más curro, nos lo merecemos.

1 comentario:

  1. Estoy de acuerdo contigo y no me tengo ganas de escribir mas ya sabes por el perreo

    ResponderEliminar