viernes, 18 de febrero de 2011

Turismo Rural, no es oro todo lo que reluce.

Hola a todos

Antes de todo, reitero que me encanta este tipo de viajes, pero creo que en lo últimos tiempos todo lo que sea rural vende y se esta empezando a degradar ligeramente este tipo de turismo. Es lo mismo que pasa con los conceptos ibérico y ecológico, que si no lo es parece que es una mierda. Y a todo se le llama así para que se venda, aunque realmente no lo sea.

El turismo rural lleva en auge unos años en España, eso es una realidad como un templo. Pero como todo lo que funciona, se explota a más no poder, llegará un momento en que se produzca una degradación de esta forma de entender los viajes, el ocio y el reposo.

Creo que este turismo se podría definir como un turismo tranquilo, paciente, sin agobios, de naturaleza, de cultura, de gastronomía... Es otro concepto de viajes, no solo conlleva alojamiento, también en disfrutar del entorno que lo rodea. Es un turismo activo que engloba un sin fin más de actividades que potencian tanto al que lo disfruta, como a la zona donde se produce.

Llevo disfrutando de este turismo ya muchos años, y a mi entender, se esta empezando a llamar a todo turismo rural. En todas las zonas de España lo hay, pero no se cuida de la misma manera. El ejemplo claro es que se están subiendo los precios de una manera descarada, y a veces el servicio dado no es el adecuado al importe que te cobran por ello. Como siempre la economía manda, si hay mucha demanda, y se llena todo, pues a aprovechar la coyuntura, dejando la calidad del servicio un poco de lado.

Un ejemplo aclaratorio, es el Valle del Jerte (Extremadura). Esta zona ha tenido una eclosión en estos últimos años espectacular, por una buena promoción de la Junta de Extremadura, por sus fiestas, por la floración de los cerezos, y por su magnífica naturaleza. Pero he detectado, esta última vez que lo he visitado, masificación, peor atención, tanto en los restaurantes, las tiendas y las oficinas de turismo. En definitiva  no se han adecuado al gran volumen de visitas que reciben, les falta previsión e inversión y eso, como sigan así, va a repercutir en la menor afluencia de visitantes al estar descontentos con los servicios que se prestan en la zona. Están buscando más el beneficio rápido, que el cuidar lo que tienen.

En mi humilde opinión, se tiene que buscar ya, un turismo rural equilibrado en calidad, servicio y precio. Si esto no se para a tiempo el caso anterior se irá implantando en otras zonas. Espero que se tomen medidas por parte de quien sea, porque sino degradaremos este tipo de turismo, y será en detrimento de todos, los usuarios y las zonas donde se ofrece.

Por lo tanto los clientes debemos exigir unos mínimos, para que este turismo siga siendo el que nos gusta. Hay que exponer nuestras críticas buenas o malas para que se sepa si se están haciendo las cosas bien o mal. Una herramienta buena es Internet, a través de foros, de páginas de viajes, etc... En definitiva hay que reflejar nuestras experiencias para que el sector y los clientes sepan como están haciendo las cosas.







No hay comentarios:

Publicar un comentario